in

10 Cosas Que No Debes Hacer Cuando Empiezas Un Blog

Un blogger exitoso percibe más de 2 mil dólares mensuales, y además, por hacer lo que le gusta y compartirlo con los demás.

Hay muchos consejos en la red sobre lo que debes hacer, pero hoy vamos a compartir contigo las advertencias de lo que nunca debes hacer si quieres formar parte de quienes capitalizan su talento en la web.

Estos son los diez errores más comunes que cometen los bloggers; toma nota y evítalos si quieres mantener tu competitividad en línea.

1.- Elegir un nicho que no te apasione

 

Si escribes sobre algo que no te apasiona, se va a notar porque nunca vas a lograr que tus textos o tu contenido en general sean lo bastante inetresantes, simplemente porque tampoco tú les encuentras mucho atractivo.

No apuestes solo por escribir y publicar artículos para llegar a un mercado que sea altamente rentable. Si lo haces, crearás contenido deficiente, malo, lleno de errores e incluso de mentiras. Perderás tu tiempo y tu dinero.

Los blogs “oportunistas”, o sea, que responden a un interés lucrativo más que a un interés genuino de el o los autores, normalmente siquiera despegan.

Cuando escribes sobre algo que no te apasiona, tus palabras tienden a ser más simples, no publicas con regularidad y usas contenido reciclado de otras webs. En resumen, no tienes nada qué ofrecer como para que la gente prefiera tu contenido al que generan otros.

Un blog nunca será la salvación de tu vida financiera si no estás dispuesto a poner parte importante de tu vida en ello. Bloggear es un trabajo complicado, lleva tiempo y energía. 

Por suerte, todo aquello que te gusta es un buen tema para escribir. Si te gustan las galletas, los deportes o los osos de peluche, ya tienes una razón para estar en la web. Tus gustos no son únicos, habrán más aficionados queriendo leer sobre lo que tienes en común con ellos.

Un blog es como tener una larga conversación con las personas, por lo que debería tener sentido que las cosas de las que disfrutas hablar estén estrechamente relacionadas con tu pasión.

Lee nuestra guía sobre ideas de nicho rentables para hacer un Blog exitoso

2.- Restarle importancia al nombre del blog, tu descripción o perfil

Hay blogs realmente geniales, con nombres comerciales y un perfil asombroso, que al día de hoy no ganan ni un centavo. Un buen nombre no te garantiza el éxito, pero una malo, y una descripción pobre de tu sitio, si te lleva al fracaso.

Antes de lanzar tu blog, procura que tenga un nombre original, acorde a la voz de tu público, y una descripción que verdaderamente invite a leerlo. Para ello debes tener presente para quién o quienes escribes.

Haz algo de investigación y explora otros blogs que se relacionen con tu tema. Identifica aquellos que tienen más popularidad y revisa qué es lo que sus nombres y descripciones tienen en común. 

Siempre redacta tu descripción de acuerdo a lo que verdaderamente puedes ofrecer. Si tienes un sitio que hable de automóviles y en la descripción indicas que vas a cubrir los eventos más importantes del mundo del automovilismo, procura considerar que eso te cortará tiempo y dinero. 

Sobra decir que todo tu contenido, tus descripciones e incluso el nombre de tu blog deben ser congruentes en cuanto al tono que utilizas: formal, relajado, satírico, etc.

3.- Empezar en una plataforma gratuita 

Nada indica más que un blogger es novato, que un dominio estilo: dominio.blogspot.com

Suena muy tentador conseguir un sitio web sin costo, pero nada es gratis en esta vida. Lo barato sale caro. Luego ganarás dinero y dejarás de preocuparte por costos de mantenimiento.

Razones por las que no debes unirte a una plataforma gratuita:

  • No es profesional
  • Da una muy mala impresión a los visitantes
  • No es de tu propiedad, por lo que puede desaparecer en el mejor momento
  • Será difícil mudarte
  • Es muy complicado monetizar un blog gratuito 

Un blog gratuito es un error si tu intención es prosperar.

Hay que diferenciar ciertos elementos que podrían llegar a confundirte. Es cierto que WordPress es grátis, y que es la plataforma de blogs más usada. Pero en verdad, la versión gratuita de wordpress es solo el gancho.

Esta plataforma de blogs te ofrece un hospedaje gratuito y un dominio con el sufijo .wordpress.com. Luego tienes la oportunidad de escalar y pagar un plan premium con un dominio propio. Así que puedes usar wordpress pero asegúrate de usarlo bien.

Otras plataformas como Blogger, de Google, también son gratuitas pero no ofrecen un plan escalable, aunque te permiten migrar el blog a otra plataforma y ponerle un dominio de terceros.

Muchas personas iniciaron un blog en alguna plataforma gratuita, y terminaron escalando a su propio dominio y haciendo mucho dinero, pero por regla general iniciaron el blog por puro gusto y no fue hasta que comenzaron a crecer y a ver la oportunidad de negocio, que lo migraron.

Hoy en día, la mayoría de los blogs ya van con intenciones lucrativas desde el inicio, así que puedes omitir ese periodo amateur.

4.- No revisar bien las condiciones del Host antes de elegirlo

Un alojamiento, hospedaje o hosting es un servicio que algunas empresas te brindan para que tu blog aparezca en Internet. Es algo así como alquilar un ordenador que siempre esté encendido y conectado, esperando a que alguien escriba tu dirección para enviar tu sitio a su pantalla.

Existen muchas alternativas al respecto: ¿Hosting gratuito o de pago? ¿Proveedor local o extranjero? ¿Recursos limitados o ilimitados?

Entre tus muchas opciones, quizá las más económicas sean las que más te llamen la atención, pero esto es lo que pasa si contratas un hospedaje de bajo presupuesto:

  • Tu web va a cargar muy despacio. Los visitantes nos esperarán y se irán
  • Los emails que envíes con el dominio de tu blog irán directo a la carpeta de SPAM
  • Algunos errores del servidor puede perjudicar tu posicionamiento en los buscadores
  • Un soporte técnico malo te puede sacar de quicio. Si se te presenta una urgencia, deberás esperar horas y a veces hasta días por atención
  • Tu blog puede estar inactivo/caído mucho tiempo
  • No hay seguridad para tus archivos y cualquiera pueda violar la integridad de tu información

No sabes qué pasará en un futuro. Es posible que tu blog se vuelva realmente exitoso y las visitas lleguen en cantidades abismales. Si tu alojamiento es malo, el blog colapsará y con él tu sueño millonario.

Algunos sitios te ofrecen buenas oportunidades al comienzo, pero cuando creces entonces debes aumentar tu renta. Se aprovechan entonces de que ya tienes una vida con ellos y ponen tarifas muy altas, además de que no te permiten migrar el contenido.

Elige un proveedor de hosting que tenga muy buen servicio al cliente. Esto te ayudará en momentos difíciles. No escatimes en costos, pero solo si lo vale. No te dejes timar.

Si el proveedor ofrece planes escalables, mucho mejor. Puedes empezar pagando una renta de novato, y luego ir subiendo mientras tus números aumentan.

Haz un estudio de la cantidad de visitas que el hospedaje puede resistir, la capacidad de almacenamiento, es decir, qué cantidad de archivos puedes subir, y la rapidez con la que el usuario puede acceder a tus post. 

5.- Comprar software caro y todo incluido

Existe bastante software que puede ayudarte con las tareas de organización de tu blog, para afinar detalles en el diseño de tu sitio o que simplemente te permite desarrollar los procesos de tu negocio más rápidamente.

Elegir cualquier tipo de software es difícil. Las especificaciones, funcionalidades, servicios y actualizaciones son solo algunos de los aspectos que debes tomar en cuenta. Considera lo siguiente:

  • No compres software todo en uno. Al final son malos en cada cosa.
  • No inviertas miles de dólares, no es necesario.
  • Asegúrate de que las recomendaciones de su servicio sean buenas.
  • Debe ser un software actualizado y actualizable, el mundo del blogger se mueve velozmente.

Lee nuestra guía sobre cuál es la mejor plataforma para crear tu blog

6.- No invertir en ti y en tu negocio

Amplia tus conocimientos. Por cada libro, curso o guía que leas, tus ganancias subirán, te facilitarás el trabajo y estarás a la vanguardia.

Invierte en ti. Eres un blogger, tú eres el capital activo, la fuente de todo. Compra libros, haz cursos presenciales e incluso estudia algo que pueda ayudarte.

Mantén una mente sana, compra alimentos ricos en nutrientes, viaja e invierte en alguna clase de ejercicio físico que te divierta y te mantenga fuerte.

El conocimiento es poder. En un World Wide Web atestado de bloggers queriendo hacer exactamente lo mismo que tú, cada dato te pone en la delantera. Es una competencia sana, pero salvaje.

Como lo he expresado, el mundo del blogger se mueve velozmente y necesariamente debes actualizarte prácticamente cada día. Hoy hay nuevas herramientas, tecnologías recién salidas del horno y un montón de estrategias para posicionarte que ayer no estaban.

7.- Mezclar los gastos personales con los de tu negocio

Aunque tú eres tu negocio, será mejor que ajustes algunas cuestiones financieras. Lo ideal es que tengas cuentas separadas, una personal y una para el negocio.

No toques lo intocable. Tu negocio no será tu banco prestamista. Si has gastado ya todo tu salario y necesitas más dinero, entonces recurre a una fuente con la que sí estés obligado a pagar. El dinero de tu blog no se toca.

Si quieres pagarte un fin de semana en la playa, eso debe ir a tu tarjeta personal, ahora, si quieres hacer un curso de cómo posicionarte en instagram, ya estamos hablando de gastos de negocio.

Parte de ser un blogger es tener auto control, disciplina y seriedad. No quiero aguarte la fiesta, pero te ahorrarás muchos inconvenientes futuros si escuchas este sabio consejo de abuelo: separa tus gastos.

Lee nuestra guía sobre las 7 estrategias para dar a conocer tu negocio en las redes sociales

8.- No registrar las finanzas desde el comienzo

Es probable que, al no ganar nada e invertir poco cuando estás comenzando, dejes pasar las anotaciones de los números. No esperes hasta que sea demasiado tarde. Lleva un registro de todo.

En una hoja de cálculo puedes hacer un rastreo simple de tus ingresos y egresos. Sepáralos en orden mensual y haz una sumatoria anual. En un futuro lo agradecerás pues podrás hacer comparaciones y saber cuál ha sido tu ritmo de crecimiento.

Las deudas, las cuotas de las tarjetas de crédito, los préstamos y financiamientos, todo lo relacionado con el blog debería estar reflejado en tu hoja de cálculo.

Como tus gastos son separados de los del negocio, puedes olvidar anotar tus finanzas personales, pero procura llevar las del blog al día.

9.- Ignorar el poder de las redes sociales para el tráfico del blog

Piensa en Pinterest y en los blogs de corte visual y pedagógico como si fueran mantequilla de maní y jalea; leche y galletas; vino y queso, o como uña y mugre. Pinterest es una herramienta imprescindible para darle autoridad y tráfico a tu blog, incluso puede duplicar tu tráfico desde el comienzo.

Si tu blog es más bien de recursos informativos, Twitter es la herramienta perfecta para llegar a tu público. Al ser una red social donde las noticias llegan más rápido que al diario o a la TV, es el canal ideal para tus titulares.

En el caso de que tu blog se resuelva en muchas imágenes, más que en texto, usa Instagram. Instagram ya supero los 700 millones de usuarios activos, y va creciendo exponencialmente.

Facebook es la red social líder en el mercado. Aunque las empresas están usando mejor las otras redes para posicionarse, Facebook te dará un lugar en Google y no está de más hacer llegar tus post por este medio.

El material audiovisual es la tendencia. La mayoría de nosotros gastamos horas viendo vídeos virales o de cosas que nos interesan. Si estás te es posible, Youtube es el canal de los dioses del buzz y puede darte gran reconocimiento en la web.

Aprovecha cada red social según la identidad de tu blog, no intentes abarcarlas todas.

10.- Rendirte

Aunque habrá momentos difíciles, el trabajo más complejo de todos es no rendirse. Te queda mucho por hacer y por delante. Innova, rediseña, sueña, pero no tires la toalla.

A veces tendrás que rechazar algunas cenas con tus amigos, o perderte un concierto, pero la libertad financiera valdrá la pena. Hacer lo que te gusta en general, en definitiva, lo merece.

Aunque no toques ni un centavo al principio, y tengas que llegar de tu trabajo convencional a gastar las pocas energías que te quedan en tu blog, con el tiempo el árbol irá dando sus frutos.

Si sientes que estás a punto de rendirte, entonces tómate un descanso corto. Piensa en tu meta y en cuál es tu objetivo, y ponte de nuevo en el ruedo.

 

 

Lee cuidadosamente cada uno de estos consejos y grábalos como si de mandamientos se tratará. Te ayudará saber que todos los bloggers cometen estos errores comúnmente, y en realidad, nadie les dijo que no lo hicieran. Hoy, te estoy ahorrando muchos meses perdidos.

¡Happy blogging!

 

Ver También:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 Ejemplos de Blogs Exitosos Que Pueden Funcionar En El Mercado Latino

Cómo Convertirte En Un Influencer De Instagram Y Ganar Dinero En El Proceso