in

La Mejor Estrategia De Cómo Levantarte Temprano

Probablemente no seas una persona a la que le encante levantarse temprano.

Quizá eres de esos que han batallado toda su vida contra el despertador.

Madrugar no es fácil, y mucho menos cuando la escuela o el trabajo no nos obligan estrictamente a hacerlo, pero es una meta que puedes alcanzar.

Hoy te enseñaremos un método que combina una mezcla de porcentajes de 50 – 30 – 10 – 10 en  determinación, preparación, ejecución y… suerte, respectivamente. Funciona así:

El 50% del éxito para levantarte temprano es tener Determinación

No es normal que las personas se levanten a las 5.30 de la mañana. Sin embargo, a veces hay que hacerlo.

No hay mucho que puedas hacer para agarrar el hábito de levantarte temprano si no tienes una motivación real, en especial si lo quieres hacer por ti mismo.

Obviamente, si vas a ser despedido si llegas tarde, es probable que te levantes.

Básicamente, te va a costar algo de esfuerzo.

Suena algo cliché, pero si quieres despertar más temprano, entonces tendrás que quererlo de verdad.

Muchos se proponen una actividad para hacer muy temprano que los motive, como escribir para su propio blog.

Lo hacen una vez, se siente muy bien, y luego  nunca lo vuelven a hacer.

Y es que no lo desean lo suficiente.

Es difícil levantarse temprano a escribir cuando tienes un trabajo desde las 7 de la mañana hasta las 5 de la tarde, donde tienes que hacer labores de ingeniería.

Más fácil es no escribir, ir directo al trabajo, considerar que ya cumpliste y no preocuparte por metas personales.

En algún punto, te has sentido obsesionado con cualquiera que sea tu sueño. Entonces, ahora, ¿tu sueño es escribir?

Lo ideal es que cada día, a las 5.30 te levantes a escribir. Puedes darte una hora extra los fines de semana. Escribes, y luego a tu trabajo de rutina. Quizás este podría ser un artículo tuyo, escrito en la mañana, en un futuro.

Enfócate en que quieres ser un escritor.

Sabes que si quieres escribir y cambiar tu vida con ello, entonces debes ponerlo como prioridad. Esa es tu excusa para levantarte temprano todos los días.

Si no te levantas temprano, no puedes escribir.

Si no escribes, no vas a ser un blogger.

Si no eres un blogger, estás rechazando tu sueño.

Hasta que no te obsesiones, no obtengas la revelación que necesitas y no te convenzas a ti mismo de que levantarte temprano vale la pena, entonces seguirás pegado a la cama.

Lo primero que debes pensar es qué tanto quieres cumplir ese sueño.

30% Depende de tu ritual de preparación antes de dormir

La determinación, aunque pudo parecerte difícil, es solo la mitad del camino para levantarte temprano en las mañanas constantemente.

Recuerda, el resto es: preparación, ejecución, y suerte.

1. Ir a la cama temprano

La mayor parte de la gente funciona mejor con una cantidad determinada de sueño. Para algunos suertudos 6 horas bastan. Otros, la mayoría, funciona mejor con 7 u 8 horas.

Si planificas levantarte dos horas más temprano, naturalmente debes acostarte dos horas antes. Es una manera de mantener a tu cuerpo funcionando bien.

2. Relajarte antes de ir a la cama

Es difícil ir a la cama antes de lo que normalmente lo hacías. En especial si eres muy activo a esa nueva hora. Será mejor que crees una rutina, como la que sigue, antes de irte a dormir:

  • Cerca de una hora antes de ir a acostarte, deja de usar cualquier aparato tecnológico. Aléjate, en lo posible, de tu teléfono celular y tu laptop.
  • Hazte luego una taza de té, medita por unos minutos y vete a la cama.
  • Allí, puedes leer un poco de un libro o de tu Kindle, hasta que tus ojos no puedan mantenerse abiertos. A este punto, ya estarás en los brazos de morfeo.

Lee nuestra guía sobre los 30 mejores libros de superación persona que tienes que leer

3. Planifica tu mañana el día anterior

La primera vez que te levantes temprano, te vas a encontrar pocrastinando. Revisando las redes sociales y buscando la manera de no hacer nada útil. Estas actividades opacarán cualquier intento de ser productivo.

Si planificas tus mañanas el día anterior, ya sabes exactamente qué es lo que tienes que hacer y pones manos a la obra. Esto te ayudará tremendamente a no gastar tiempo o energía en otras cosas.

Si operas de esta manera, tus mañanas van a sentirse exitosas, y siempre querrás levantarte temprano.

4. Nada de café despúes de las 2 pm

El café funciona diferente para cada quien. Pero normalmente es un inhibidor del sueño, así que probablemente te sirva dejarlo por las tardes.

5. Haz algo de ejercicio durante el día

Es ya cierto que aquellos que hacen ejercicio duermen mejor.

Claro, aquellos que hacen ejercicio están mejor en general.

Es recomendable que intentes cansarte en algún momento del día. Si haces esto, tu cabeza no empezará a dar vueltas a la hora de acostarte.

No es que tengas que hacer todas estas cosas antes de ir a dormir, pero realmente pueden ayudarte significativamente.

Al menos, debes tener un plan de preparación para levantarte temprano, es esencial. Toma tus propias ideas, y ejecútalas según tu ritmo de vida.

Lee nuestra guía sobre cómo dejar de perder el tiempo

10% depende de la  ejecución, levantarte temprano en cuanto escuches la alarma

Cuando al fin llega el momento de levantarte, ya la mayor parte del trabajo está hecho. La parte de la ejecución es mucho más sencilla de entender.

  • Pon una alarma en la noche y dite a ti mismo ‘Me tengo que levantar a las 5.30 am para escribir’

No te saltes este paso, que aunque suene algo tonto, el auto-habla ayuda en demasía.

Cuando escuches la alarma, levántate y sal de la habitación. No hay chance para la pereza ni para los 5 minutos más. En el momento en que escuchas la alarma, sal de prisa de la cama.

No te quedes en la cama chequeando tus redes sociales, el email, o lo que sea. Levántate y deja las sábanas. Estimúlate con algo de café, siempre funciona.

Si eres de los que extiende la alarma sin darse cuenta, entonces pon el despertador lejos. Todos tenemos rutinas y organismos diferentes, hay que buscar la forma de no consentirse tanto.

El último 10% es tener suerte

Por más que quieras premiarte por tus actos, tienes que dejar de mentirte. Después de un mes levantándote temprano, la motivación se esfuma. Y es que, no todo será color rosa, quizás:

  • Estás trabajando hasta tarde en la oficina
  • Tuviste que mudarte a una nueva casa
  • La vida te ha tratado con dureza últimamente
  • Querías dormir, solo eso…

Siempre habrá excusas válidas para rendirse. Consigue de nuevo la motivación y la inspiración si no quieres dejar de lado tu meta.

También vas a necesitar un poco de suerte. Aunque sea una palabra un tanto ‘mística’, se refiere a que no todo depende de ti, pero aún así, solo es el 10%. Así que no hay pretextos. 

 

Ver También:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

26 Estrategias De Inversión Que Te Hacen Mejor Inversionista

4 Pasos Para Convertirte En Un Blogger Productivo