in

Cómo Iniciar Una Conversación Y Crear Una Conexión

¿Eres introvertido? ¿No es sencillo para ti comenzar a conversar con gente que no conoces? ¿Tiendes a quedarte callado cuando te encuentras en un grupo de personas con las cuales no estás familiarizado?

O lo que es peor, ¿no sabes que decir y no entiendes los códigos de comunicación que utilizan?

Una pesadilla, si tenemos en cuenta lo valiosas que son las relaciones humanas. Te abren puertas en la vida, te ayudan a solucionar dificultades que pueden presentarse y ¿por qué no? también le abren una posibilidad de progreso a tu negocio.

Si cruzar la barrera del nerviosismo al hablar con una persona que acabas de conocer te parece imposible, no te puedes perder los 20 consejos que te ayudarán a superar esta traba fácilmente. 1.-

1.- Siéntete cómodo y limpio

Sentirte cómodo contigo mismo es necesario para romper el hielo con personas que no conoces. No solo por aquello de lo significativo que es la primera impresión, también cuenta que te sientas a gusto.

Así que no te preocupes si vas menos elegante o más cómodo de lo que la ocasión requiere siempre y cuando te sientas bien. Sólo recuerda estar bañadito y limpio para evitar que lo primero que la gente recuerde de ti sea el mal olor.

2.- Ten algo interesante y actual que decir

Antes de salir, siempre es una buena idea echarle un vistazo a algún canal de noticias locales y encontrar un tema seguro que te ayude a entablar comunicación. Evita usar temas religiosos o de política, son espinosos y puedes causar una gran impresión… negativa.

Las noticias siempre te ayudan a empezar una conversación de manera sencilla, sobre todo si sabes acerca del tema. Aún en esta era virtual, la relación interpersonal es la reina y marca una gran diferencia.

3.- Siempre pregunta

A todos nos gusta hablar de nosotros mismos, porque significa que causamos impacto y nos da la impresión de que somos interesantes para alguien. Así que el arma secreta si te quedas sin conversación, es preguntarle algo sobre sí mismo a tu interlocutor.

Por esto es que en las reuniones siempre escucharás a personas haciendo preguntas acerca del trabajo, pasatiempos, equipos favoritos, etc. A menudo no se trata simplemente de interés, sino de lograr que el otro individuo hable, que se rompa el hielo y de encontrar algún campo en común.

4.- No oigas, escucha atentamente

Un gran obstáculo al tratar de crear una conexión con el sujeto que tenemos al frente es sin dudas el nerviosismo que nos impide escuchar lo que esta persona nos dice debido a la preocupación por encontrar la siguiente pregunta en nuestra cabeza.

Hazte la vida más sencilla, si el sujeto en cuestión ya está compartiendo experiencias, escúchalo y pregunta cosas que estén relacionadas con el tema. Si fallas en lograrlo podría ser percibido como desinterés.

Sin contar que las personas que hablan sobre sí mismas abren una cantidad inmensa de temas de conversación y podrás dejar los que has preparado para alguna otra ocasión.

5.- Céntrate en los temas de interés común

Cuando escuchas a tu interlocutor, es muy probable que encuentres un tema en el que ambos estén interesados. Esta es la primera piedra en la relación, incluso puede ser algo tan trivial como haber ido de compras a una misma tienda o tal vez compraron un producto defectuoso por Internet.

6.- Si no estás seguro de cómo contestar, regresa sus palabras

Esta es una técnica muy efectiva cuando realmente no tienes nada que decir o no entiendes bien que va del tema. Solamente repite las últimas palabras que dijo en tono de pregunta para alentar a que dé más información.

Darás la impresión de interés en lugar de confusión y te dará más tiempo para encontrar algún elemento de compenetración.

7.- Forma un repertorio

¿Recuerdas a aquella persona que es el alma de la fiesta y cuenta un chiste detrás del otro sin interrupción y tiene a todos desternillados de risa?

La próxima vez que te topes con él, presta atención a su pareja. Te sorprenderá notar que solo se ríe amablemente o tal vez este un poco aburrida.

Esto se debe a que el alma de la fiesta cuanta los mismos chistes en todas sus situaciones sociales, tal vez integra uno o dos, pero es una rutina muy bien practicada que funciona a las mil maravillas.

No te pido que cuentes chistes, pero sí que practicas alguna experiencia que te haya sucedido y que lo hagas frecuentemente. La práctica y la interacción con los demás te darán elementos para saber lo que funciona y lo que no.

No se necesita tener historias realmente entretenidas, la forma en que se cuentan es lo que le da sazón a la conversación. Así que empieza a practicar.

Puedes empezar cuando estás solo, después con tu entorno familiar, escalar a platicársela a un nuevo amigo para finalmente hacerlo frente a un grupo. ¿Difícil? Tal vez, pero nada que la práctica no domine.

Consejo para profesionales: Lee libros infantiles en voz alta te ayuda a modular tu voz, darle inflexiones y mantener interesados a los oyentes. Dos veces más genial si tienes niños.

8.- No te olvides el nombre de las personas

Lo cierto es que este punto puede a ser complicado para la mayoría de las personas. Pero vale la pena el esfuerzo.

Hay varias técnicas para recordar el nombre de alguien, pero todas se basan en que realmente quieras hacerlo. Si te concentras en aprender un calificativo, este se quedará en tu mente. Así de sencillo.

Muchos repiten varias veces el nombre de su interlocutor para crear una memoria auditiva de su nombre, otros relacionan al sujeto con alguien que conocieron anteriormente o con un lugar. Encuentra la técnica que te sirva y utilízala.

La verdad es que eventualmente está táctica se vuelve natural y es un gran ejercicio mental para ti. Verás que pronto sentirás como se expande tu capacidad de memoria. Pero lo mejor es que te evita el momento incomodo de sentir que olvidaste algo que no debiste.

9.- No esperes que te recuerden

Después de haber discutido el punto anterior, no debes sentirte mal si tu interlocutor no te recuerda, no todos tomamos la decisión consiente de recordar a alguien. Aparte que te dará una ventaja; tú si lo recuerdas.

Ahora conoces lo que tienen en común. Así que preséntate nuevamente, saca ventaja de lo que sabes para crear una nueva y mejorada conexión.

10.- Jamás comas sólo

Las comidas son un gran momento de interacción social. Date a la tarea de jamás comer solo.

Puedes desayunar con tu familia, con la que también es clave que conectes y crees lazos, ir a un restaurante con un compañero de trabajo, tomar un café con un mentor, etc.

Las comidas y la sobremesa son momentos increíbles para formar vínculos, además de que en sí son un gran lugar donde sin dudas podrás romper el hielo.

11.- No hables mucho

Cuando la gente se siente nerviosa, generalmente habla de más. Lo malo es que no lo hacen efectivamente, sino que se pierden en divagaciones. Nunca llenes los silencios con palabras vacías.

Es una manera excelente de aburrir a tus interlocutores y de ahuyentar a la gente. Si sientes que el silencio no es cómodo, pregunta. Deja que el otro sea quién llene ese espacio.

12.- Procura tener una razón para conversar

¿Cuál es tu propósito para entablar una conexión con esa persona? Aunque seas tímido, si no tienes una razón o un interés real para conectarte con alguien, lo más probable es que esto no suceda.

No importa que esta sea una razón simple, como obtener información o el simple deseo de vincularte con tu interlocutor. Debes saber por qué estás invirtiendo esfuerzo en este sujeto, no pierdas tu tiempo.

13.- No te aferres

Este punto va directamente relacionado con el anterior. Si tienes un tema que te ha servido para conectar con alguien, y no te está funcionando con el nuevo prospecto, déjalo.

No te claves en un tema secundario y mejor enfócate en el objetivo que tienes para conectarte con esa persona. ¿Para qué hablar de la final de fútbol que claramente no interesa a la persona si lo que realmente quieres es obtener una información específica? Piénsalo.

14.- Has preguntas que muestren tu interés, pero que sigan tu juego

Este punto requiere algo de práctica, pero es el más efectivo. Cada vez que lo logras te posicionas como el líder en el grupo, de una manera benévola, ya que no estás hablando de ti. Es una característica sumamente atractiva en las interacciones sociales.

El truco es guiar a tu interlocutor a que hable sobre sí mismo y sus intereses. Es trascendental que no lo lleves a debatir temas demasiado personales o que sean incómodos. Por ejemplo, yo hago mención a que la persona estuvo en un viaje interesante y le pido nos relate al respecto.

Hago preguntas extras apoyándolo en la conversación. Puedes preguntar sobre un trabajo bien hecho, etc. No dejes de probarlo, la gente con la que conversas generalmente se siente única y especial y esto te vuelve memorable.

15.-Sal de casa

Si eres igual de tímido que yo, este consejo no te hará muy feliz. Pero una de las verdades de la vida es que en tu casa no conocerás a nadie y no hay más que decir.

Empieza a ir a fiestas, a relacionarte, únete a grupos que tengan intereses afines a los tuyos, apaga la computadora, báñate, ponte guapo y a salir. Al principio estar en estas situaciones te encrespará los nervios, no te voy a mentir, pero te aseguro que valdrá la pena.

Casi siempre te alegrarás de haber salido de tu zona de confort y conocerás a gente que tenga cosas en común contigo. Recuerda que los humanos somos animales sociales y que esto hace muy agradable tener buenos amigos por ahí.

16.- Las tarjetas sociales si sirven

Con la tecnología hemos dejado de lado esta práctica que es súper efectiva ya sea para relacionarse por motivos de trabajo o personalmente.

Asegúrate de que la tarjeta tenga tu nombre, una manera de contactarte y un espacio para que escribas cualquier elemento o frase que haga que el recipiente te recuerde.

Claro que, si es profesional, tu tarjeta deberá contar con tu profesión. Pero este no es el caso para todo. Las hay personales, que son más relajadas y que hacen una buena impresión. Repártelas sin discriminación, ten las necesarias para cada ocasión.

17.- Nunca des una tarjeta en blanco

Ya mencionamos que requieres un espacio en blanco en tu tarjeta. Esto se debe que nunca debes dar una sin anotar si quiera un teléfono en ella. Claro que si ya va impreso no veo para qué, pero el caso es que anotes algo. Ese detalle que te hará memorable.

Esto también es imprescindible para cuando recibes una tarjeta. Escribe qué hace memorable a la persona que te la entregó para que más adelante no tengas dificultad en saber quién te la cedió. Por ejemplo: El tipo que odia el mismo equipo de fútbol y llevaba una cartera similar.

Esta técnica te ayudará increíblemente a mejorar tu memoria o por lo menos para hacer trampa en este juego de conectar con las personas.

18.-Siempre da seguimiento a una nueva relación

Nunca olvides llamar a la persona a la que le diste o de la cual recibiste una tarjeta. Lo genial sería hablarles por teléfono, pero enviar un correo electrónico es también muy efectivo y un poco más sutil.

Comunícales que disfrutaste mucho de la conversación, recuérdales un poco quien eres, los datos de las tarjetas te ayudarán bastante, y de lo que hablaron. A todos nos gusta sabernos recordados y esta es una gran forma de empezar una relación.

19.- No dejes de practicar

La verdad es que todas las técnicas de las que hemos estado discutiendo se vuelven sencillas con la práctica. Como todo conocimiento que adquieres. Entre más lo hagas más fácil te será romper el hielo en el futuro y formar conexiones con las personas.

20.- Prepárate para fracasar ( al principio)

No esperes conectar con las personas siempre, sobre todo al principio. Hay veces en que no vale la pena. No te desanimes, no tienes por qué trabajar en una relación que no prospera para finalmente hacerlo a base de mucho esfuerzo con alguien antipático.

Que te cueste trabajo conectar, no quiere decir que te conformes de hacerlo con cualquiera. Si no se da, velo más como un beneficio que como un fracaso. No te desanimes, es parte normal del ritual de la amistad.

Espero que estos consejos te sean de ayuda y si te queda alguna duda seguro de que lo podremos seguir platicando contigo en la sección de comentarios.

 

Ver También:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo Aumentar Tus Ingresos de Adsense Con Semrush Y El SEO

101 Ideas Sobre Qué Escribir En Tu Blog Para Hacerlo Popular