in

Cómo Desarrollar Una Estrategia De Marketing Digital Personal

Para buscar un empleo, necesitas saber venderte bien, ¡eso justamente es lo que consigues cuando tienes una excelente estrategia de marketing personal!

Aquellos que están buscando un cargo semejante al que quieres, están enviando sus currículos, tal como lo haces tú.

Entre tantas opciones de personas con aptitudes para calificar en un mismo contrato, debes hacer un plan que te permita mostrar adecuadamente todo el potencial que posees.

Solo así lograrás destacarte, y diferenciarte del resto de la competencia.

Revisemos entonces los principales pasos para que alcances promocionarte como todo un ganador.

1.- Identifica tu audiencia

Indaga en el mercado laboral, e investiga cuáles son las necesidades de las empresas que están en búsqueda de nuevo personal.

Y a partir de allí podrás determinar qué tipos de públicos aprovecharán al máximo tus capacidades y experiencias.

Dicho en otras palabras, ¡examina para quién eres más valioso!

Desde esa perspectiva, tendrás mejores condiciones de negociación, porque no irás a implorar un trabajo, sino que estarás planteando respetuosamente una relación de mutuo beneficio.

De igual manera, es necesario que tomes en cuenta tus preferencias, por ejemplo: ¿Quieres trabajar en una multinacional con la posibilidad de viajar permanentemente?

¿Prefieres desenvolverte en una pequeña institución con pocos empleados, y mayor control sobre las labores que ejecutan?,

¿Estás dispuesto a cambiar tu lugar de residencia?, ¿buscas explorar nuevas posibilidades?

Lo anterior te ayudará para decidir con claridad, sobre aquellas ofertas que realmente te motivan, y las que es mejor que dejes pasar. 

Lee nuestra guía sobre la estrategia de contenido digital de un blog para crear tráfico, ayudar a tu audiencia y destruir a tu competencia

2.- Decide cómo ubicar las opciones laborales

Sabiendo cuál es el tipo de empleo quieres, deberás estar muy atento a tu entorno para reconocer las mejores fuentes de ofertas profesionales.

Las bolsas de empleos, siguen siendo los centros de acopio “por excelencia” de estas informaciones.

No obstante, la cantidad de interesados en el mismo cargo, hacen que las probabilidades de conseguir ocupación por medio de ellas no sean tan altas.

Otra alternativa, proviene de los ofrecimientos directos, estos generalmente son publicados en Internet.

Cuando se trata de optar a cargos intermedios, o de alta gerencia, es mejor establecer una relación directa con los jefes, o en términos populares: “Tendrás que golpear las puertas que te interesan”.

Si ya has identificado dónde te gustaría trabajar, deberás vencer tus miedos, y hablar personalmente con la persona encargada.

Basado en vivencias propias, los mejores cargos se consiguen pidiendo una cita con quien posiblemente se convertirá en tu nuevo jefe.

Este intercambio directo de valiosa información verbal a través de una entrevista, te proporcionará toda la atención que no encontrarás a través de un currículo.

Eso sí, para impresionar a “tu jefe potencial”, deberás fijar tu oferta en su mente, ¡así dejas de ser una hoja de vida más sobre un escritorio!

También es válido emplear las redes sociales, y los contactos que poseas en ellas.

Aunque no lo creas, buena parte de los empleos son asignados por referencias personales de quienes te conocen desde hace tiempo.

3.- Contacta a los posibles empleadores

Ya estábamos hablando de este punto, cuando el contacto es “directo”.

Pero también puedes iniciar con un correo electrónico, o con una llamada introductoria en la que te presentas, y planteas tu oferta.

Evita anunciarte como alguien que está buscando una vacante, y pide el “favor” para que le den una oportunidad de laborar.

En cambio, plantea una propuesta que sea lo suficientemente interesante, para impresionar a una persona ocupada, y conseguir que decida dedicar su tiempo a oírte.

Cuando se trata de bolsas de empleos, o departamentos de recursos humanos, acostúmbrate a leer las instrucciones (generalmente están dispuestas en el sitio web de la institución) y síguelas al pie de la letra.

Los encargados de los procesos de selección, se incomodan cuando las personas no leen la información disponible, o se saltan las normativas de contratación.

Omitir estos detalles, te colocan en desventaja respecto a quienes sí cumplieron con todos los requisitos.

En cualquier caso, sé cortés, asesórate, abre puertas, y hazle seguimiento a los procesos de selección.

4.- Organiza tu información

Estarás enviando tu currículo, y contactándote con mucha gente, por lo que debes registrar de manera organizada los datos, y el estado de avance de cada proceso para no perderte entre tantas alternativas, ¡sé sistemático y cuidadoso!

Para los patrones, es molesto y desgastante, recibir las mismas preguntas, y mensajes equivocados a diario.

En tu caso te generará pérdida de tiempo, confusiones, y empañará tu imagen, ya que esta puede verse afectada si no sabes exactamente qué está pasando en cada una de las organizaciones para las que te postulaste.

Para organizar la información, puedes valerte de:

a.- Una hoja de cálculo como por ejemplo Excel, en la que ordenes los datos de contacto.

b.- Acudir a una aplicación para la toma y organización de información, Evernote es útil en este caso.

c.- Si eres un poco más clásico, tan solo necesitarás una hoja de papel y un lápiz.

Lo importante es que tengas toda la información clasificada, para no perder posibilidades valiosas.

Posteriormente, debes trabajar en los contenidos a ofrecer en tu currículo, y la manera en que lo presentarás.

De acuerdo con el tipo de cargo y empresa, puedes decidir hacer reformas sobre tu hoja de vida.

Te sugiero no enviar un currículo estándar para todas las ofertas, sino “ajustarlo”, para que tu perfil correlacione en la mayor medida posible con lo que requiere cada compañía empleadora.

En resumen, lo anterior te facilitará alcanzar tu meta, que es conseguir una entrevista efectiva, y el empleo de tus sueños.

Debes ir preparado para demostrar que además de tu capacidad para cumplir con lo requerido, tienes ideas, proyectos, y principios afines con la institución, lo que te hace un concursante destacado, digno de ser contratado.

Luego de haber leído toda esta información, y colocarla en práctica, no olvides que el marketing digital es realmente importante en una sociedad cada vez más automatizada.

¡Solo te resta prepararte para ser un gran profesional que aspira a más!

No olvides compartirlo este artículo en tus redes sociales, y dejarnos tus comentarios o dudas. Para nosotros es un placer ayudarte.

 

Ver También:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 Estrategias Para Lograr Un Marketing Personal De Impacto

¿Para Qué Sirve Un Blog? – Guía Para Principiantes