in

Como Dejar De Ser Pobre: 6 Hábitos Que Debes De Tener

Estás en crisis económica y no sabes qué hacer. El dinero no te alcanza para llegar al fin de mes, y esta es la historia mes tras mes. ¡Debes encontrar una situación YA para ese problema!

Si bien, la decisión de planificar y controlar tus finanzas es solo tuya, aquí te propongo una estrategia para acabar con las deudas, dejar de vivir de tu sueldo y tener dinero a largo plazo.

Seis  simples pasos que pueden cambiar tu vida.

#1 Haz Un Presupuesto Mensual

Si estás atento a los gastos que estás haciendo durante el día y tratando de gastar al mínimo, es importante que avances en ser consciente del problema.

Pero eso no es planeación, porque lo estás haciendo sobre la marcha, para tapar huecos, no para prevenirlos.

Harás planeación de tus gastos cuando antes de que te llegue dinero ya tengas claro qué harás con esos ingresos.

Lo ideal es que antes de terminar el mes o la quincena (dependiendo de los ciclos de tiempo en los que sueles recibir el dinero) te sientes frente al computador o con un cuaderno en mano.

Y empieces por hacer la lista de todos los rubros de gasto: arriendo, servicios, transporte, alimentación, etc.

Diferencia entre los gastos fijos y los gastos variables:

Los gastos fijos son los que tienes mes a mes y no cambian significativamente como las cuotas del apartamento o una deuda bancaria.

Los gastos variables son los que acarrean situaciones no usuales como un viaje, una cena costosa, el arreglo del automóvil o de un electrodoméstico.

 

Luego debes poner al frente de cada fila de la lista el valor del gasto, hacer la sumatoria total de gastos y compararla con el valor total de ingresos para el periodo.

Lo esperable es que después de comparar las dos cantidades te quede dinero.

Con esta estrategia sabrás exactamente en que debes emplear cada centavo que te llegue. Más importante, sabrás qué pasa con tu dinero y cuánto te queda o falta para cubrir los gastos del mes.

Es útil porque cuando no tenemos este conocimiento, llegado el dinero tratamos nuestra cuenta como un bolsillo de pantalón del que vamos sacando y sacando dinero sin control, y cuando nos damos cuenta el dinero ya no alcanza.

Si de antemano sabes para qué usarás el dinero solo podrás usar libremente el excedente: sabrás en qué gastas tu dinero, qué puedes gastar y qué no.

Con esto romperás el eterno ciclo de gastar más de lo que tienes y sufrir cada mes para conseguir el dinero faltante.

Otro beneficio adicional es que puedes identificar los rubros en los que tienes más despilfarro y apretar el cinturón para tener gastos más racionales y mayor ahorro.

Lee nuestra guía sobre los 5 consejos para salir de deudas con presupuesto limitado

#2 Busca Otras Fuentes De Ingresos

Otro será el escenario si luego de hacer las cuentas te enteras de que tienes más gastos que ingresos. Si a pesar de hacer recortes y recortes no logras acercar las cifras, será necesario que consigas una nueva fuente de ingresos.

Suena fácil, aunque en la práctica no lo es tanto.

Puedes tomar un segundo trabajo de manera temporal, mientras logras dejar de estar en rojo.

Aunque suene pesado es una medida temporal y la gran ventaja es que después del esfuerzo subsanarás tus finanzas.

Esa tranquilidad e independencia para gobernar tu vida sin duda valen el esfuerzo.

Otra alternativa es la de buscar ocupaciones mejor remuneradas.

Si vez que tu campo de acción laboral se estrecha y te está dejando en aprietos, tal vez sea el momento oportuno para pensar en una nueva proyección profesional a largo plazo.

Examina las tendencias del mercado laboral y piensa si estudiar otra área de posgrado, pregrado o formación complementaria puede ayudar a reorientar tu actividad profesional.

En algunos casos, empleos que requieren poca calificación suelen estar mejor remunerados que muchos de los trabajos formales para profesionales.

Si no te molesta la idea, puede ser una muy buena alternativa para reducir tus deudas rápidamente.

Lee nuestra guía sobre las 14 formas inteligentes de ganar dinero desde casa

#3 Convierte El Ahorro En Una Prioridad

Pensarás que es una tontería hablarte de ahorrar cuando estás metido en un lío de marca mayor porque no tienes dinero.

De hecho no es una tontería sino que es la mejor solución a largo plazo.

Si estás en problemas en parte seguramente se deberá a que no has ahorrado lo suficiente. En esta situación lo mejor es dejar de responder a lo urgente y comenzar a pensar a largo plazo en lo importante.

Lo importante es destinar un porcentaje fijo de tus gastos para el saco del ahorro, tanto para las situaciones imprevistas como para los objetivos grandes.

Este porcentaje, dicen los estudiosos del tema, debe estar entre el 30 y el 10% de los ingresos mensuales.

Una forma de ahorrar es abrir una cuenta bancaria que sea exclusivamente para ahorrar. No hagas inscripciones de cuenta en línea, ni talonarios y si te es posible tampoco tarjetas.

Limita todas las facilidades de sacar el dinero de tu cuenta y olvídate que tienes ese dinero; solo consigna periódica y juiciosamente.

Con este método te darás cuenta de que en poco tiempo tienes una cifra de ahorros que crece y crece sin darte cuenta.

No importa la cantidad. Si no tienes dinero ahorra un dólar mensual: por ahora lo importante no será la cantidad sino adquirir el hábito de ahorrar permanentemente.

Complementa esta medida con otras formas de ahorro. Compara precios, busca ofertas, temporadas de descuentos, bonos, cupones y estrategias parecidas.

#4 No Uses Las Tarjetas De Crédito

Que te quede claro: debes dejar de gastar y comenzar a invertir. Y la tarjeta de crédito no es la mejor aliada en ese proyecto.

Menos aun cuando terminas haciendo avances en efectivo de la tarjeta de crédito para pagar las cuotas mensuales de los créditos bancarios.

Si has llegado a este punto, el sistema bancario te tiene de pies y cabeza, y hará contigo lo que quiera.

Tienes que librarte cuanto antes de ese poder y dejar de seguirles el juego acumulando pagos e intereses sobre intereses.

El comienzo de la solución está en no usar más las tarjetas de crédito: rómpelas o guárdalas.

Es preferible hablar con las entidades bancarias para que te ofrezcan soluciones de refinanciar la deuda, disminuir las cuotas o pensar en otras formas de pago.

Los bancos siempre están dispuestos a negociar, así que no temas pedir reducciones.

A ellos les interesa recuperar su dinero y dado el muy alto porcentaje de ganancias que obtienen pueden hacerte rebajas significativas.

No temas negociar con los bancos. Ve pagando y entregando las tarjetas hasta que no te quede más que una o dos.

Son útiles para algunas transacciones comerciales y como comodín. Si pagas tus compras a una cuota no pagas intereses y puedes conseguir millas para viajes u otras recompensas.

#5 Sal De La Deuda

Si quieres una vida tranquila y autocontrolada debes concentrarte en salir de tus deudas.

Mientras tengas la deuda no tendrás libertad financiera ni mental y estarás amarrado.

Tu dinero se estará esfumando porque una parte se la estarás regalando a las corporaciones bancarias.

Revisa tus gastos y despójate de los lujos, del esnobismo y de todo aquello que te lleve a gastos superfluos.

Cualquier dinero libre o que recuperes limitando los gastos te ayudará a limpiar tus finanzas más rápidamente.

Es necesario un sacrificio importante para solo consumir lo que realmente necesitas.

Pero el premio será poder vivir con la tranquilidad de tener una buena administración de tu dinero que te permita vivir tranquilo e invertir (no gastar) libremente el fruto de tu esfuerzo.

#6 No olvides lo fundamental

Dejar las penurias económicas derivadas de una mala administración de tus ingresos será una labor de tiempo y disciplina. No olvides lo que hará la diferencia:

a) No dejes de hacer presupuestos. No usarás los presupuestos solo durante el tiempo de crisis. Síguelos usando cuando tus finanzas mejoren.

¡Sin deudas podrás ahorrar e invertir!

El manejo inteligente de tu dinero te puede llevar a dejar de vivir de tu sueldo y hacer inversiones que a largo plazo sean tu fortaleza.

b) Una cosa son los deseos y otras las necesidades. Solo gasta (porque es un gasto) en las cosas opcionales cuando hayas cubierto tus gastos, incluido el ahorro, y aún tengas sobrantes.

c) Ten diferentes fuentes de ingresos. Si tienes varias entradas te será más fácil salir de deudas y ahorrar. Es preferible no depender de un único ingreso, así que diversifica.

d) Haz un fondo de emergencia. El primer paso será tener un fondo de imprevistos y emergencias equivalente a un salario mínimo.

Luego amplíalo hasta llegar al equivalente a un año laboral. Ese sí que será un buen colchón.

e) Ayuda a otros. En cuanto puedas, retribuye apoyando a otros a salir de sus problemas.

 

Con está información no te queda de otra mas que planificarte para controlar tus ingresos. 

¡Verás el gran cambio positivo en tus bolsillos cuando lo hagas!

Cuéntanos ¿te gustó lo que acabas de leer?

Por favor déjanos tus comentarios, sugerencias y dudas que con gusto te leeremos y te responderemos.

No olvides compartir este y todos nuestros artículos en tus redes sociales para que más personas puedan tener esta información.

 

Ver También:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 Consejos Que Deberías Seguir Si Quieres Ser Millonario Según los Millonarios

8 Consejos De Redacción Que Me Hubiese Gustado Conocer Antes De Iniciar Mi Blog