Cómo Crear Un Ebook: La Guía Definitiva

Bienvenido al proceso de escritura de tu ebook. Al decidirte escribir un libro en formato digital vas a tener que considerar muchos elementos para optimizar tus esfuerzos y lograr el mejor resultado posible.

Al ser un tema tan amplío, en el que te quiero dar aportes puntuales, dividiremos el artículo en varios apartados:

  1. ¿Por qué escribir un ebook?
  2. ¿Qué Debes Saber Antes De Escribir Tu Ebook?
  3. Planea tu ebook
  4. Comienza A Escribir Tu Ebook
  5. Controla tu tiempo de trabajo en el ebook
  6. Edita
  7. El precio
  8. Distribución
  9. Otras Ideas Para Hacer El Mercadeo

1.- ¿Por Qué Escribir Un Ebook?

Antes de emprender el viaje de escribir un ebook, es necesario que pensemos qué nos ha llevado a este punto. Reconocer nuestros intereses nos permitirá planear con mayor claridad todo el proceso editorial y comercial.

Existen muchas posibles razones para pensar en escribir un libro:

  • La respuesta más directa puede ser simplemente que quieres hacerlo porque crees que tienes una historia por contar. Tal vez has venido tomando notas desde hace tiempo con el sueño de ser escritor y convertir esas notas en una novela o en un texto completo que sirva como referencia en un área que conoces bien. Muchas personas tienen el sueño eterno de ver un libro de su autoría en manos de los lectores. Tal vez este sea el momento de materializar ese profundo anhelo.
  • El formato ebook hace más barata y accesible la publicación, además de que puedes adicionar audio, video, objetos programables, realidad aumentada e incluso realidad virtual, con lo cual los libros son mucho más dinámicos y se constituyen en objetos culturales que van mucho más allá de lo que permite el libro impreso.
  • Quieres capitalizar tu conocimiento haciendo un ebook con el que esperas ganar dinero.
  • Quieres ofrecer un ebook gratuito con fines altruistas: la circulación del conocimiento como estrategia para la formación de todas las personas, sin restricciones. Con esos principios filosóficos de base internet es una excelente plataforma porque permitirá que tu libro circule libremente para que quien quiera pueda leerlo.
  • Al tema sobre el que escribirás tu ebook le has dedicado años de trabajo y publicar es una forma de posicionarte como autoridad entre el grupo de investigadores dedicados al mismo nicho conceptual. Si publicas este ebook, serás referencia entre los expertos. Como parte de una comunidad académica tienes claro que quien no publica no existe en el mundo de los expertos.
  • Conoces el movimiento actual de la publicidad y las estrategias para ganar dinero con internet. Por eso sabes que la generación de contenidos gratuitos y útiles hará crecer tus listas de correos, y las listas de correos son las herramientas más valiosas para la venta de productos y servicios en línea. Si bien no esperas ganar dinero directamente con el libro, lo usas como una estrategia de mercadeo para que la gente te conozca, te siga, te crea y luego te compre otras cosas. Quieres, en definitiva, hacer que los lectores se conviertan a mediano y largo plazo en clientes.
  • Has desechado la opción de publicar tu libro con una editorial tradicional, en papel y lápiz. Si no eres conocido como autor es mucho más difícil que una editorial convencional le preste atención a tu trabajo y decida hacer la inversión requerida para publicar, distribuir y hacer el mercadeo. En los anaqueles de las editoriales reposan cientos de libros en espera de una oportunidad, pero son pocos los que finalmente son publicados. En cambio, ves en el mundo de la autopublicación digital una buena opción para encargarte tú mismo de la inversión económica y de todas las fases en las que se divide el mercado del libro digital. Así, tú decides qué publicar, cómo y cuándo, con lo que podrás ver pronto tu primer libro editado y publicado. Con la autopublicación podrás convertir tu deseo en una realidad e incluso te puedes consolidar como editorial independiente.
  • Eres un negociante y sabes que los ingresos por venta de ebooks siguen en crecimiento. Por ejemplo, en el 2015 tuvieron un aumento cercano al 40%. La cultura de contenidos digitales está creando un grupo de consumidores ávido de ebooks en muy diversos temas y las ventas de los libros digitales está superando la de los libros en formatos tradicionales, por lo que quieres probar suerte en esta franja del mercado.

Todas estas razones son perfectamente válidas. Efectivamente hay razones intelectuales, técnicas, materiales, económicas, pedagógicas y personales para pensar en escribir un ebook. Sus características hacen que cada vez sea más democrática la producción y distribución del conocimiento, tanto en beneficio de los lectores como de los editores.

No obstante, no es tan fácil como podría parecer a primera vista. Es necesario que sepas algunas cosas antes de lanzarte al agua.

2.- ¿Qué Debes Saber Antes De Escribir Tu Ebook?

  • Es un trabajo arduo

Cuando ves el archivo de un ebook, parece muy fácil y rápido todo el proceso. Pero escribir no es nada fácil; nada que pueda tomarse a la ligera. Yo, por ejemplo, hago libros para niños y algunos de ellos no tiene más de 24 páginas, la mayoría de ellas llenas de grandes ilustraciones, así que si lo piensas desde fuera, creerás que se puede hacer en una semana de trabajo o menos. La verdad es que esas pocas líneas son producto de un trabajo previo de investigación, a veces de años, que se concreta en algunas frases acompañadas de imágenes que algunos artistas han compuesto como resultado del trabajo de horas y horas, durante meses e incluso años.

Los grupos de profesionales del libro elaboran los libros como proyectos multidisciplinares que implican recursos físicos, intelectuales y económicos para que los lectores puedan leerlos sin dificultad alguna; se crean experiencias culturales para que el libro tenga el mejor recibimiento.

La empresa de escribir un libro, y la empresa de publicarlo, son dos mundos diferentes que debes sortear para que tu libro se lea y se venda. Necesitarás más que disciplina y motivación para lograrlo, pero no tengas la menor duda que la recompensa de ver tu libro terminado y en los dispositivos móviles de tus lectores será una recompensa como pocas.

Lee nuestra guía para empezar a escribir un libro

  • Serás Escritor Y Publicista

Al decidir hacer un ebook, estás iniciando un proceso en el que tienes dos grandes funciones: la de escribir y la de hacer mercadeo.

Como escritor deberás decidir qué tipo de libro escribir, para quién va dirigido, cuál será el lenguaje y el estilo con el que les hables, cómo organizarás los contenidos, cuáles serán las fuentes bibliográficas utilizadas, y escribirlo, por supuesto. Si escribes una novela, será una historia totalmente diferente a la de escribir un libro académico sobre la neurocirugía o si haces un libro técnico sobre venta de productos a través de internet. La experiencia de poder plasmar tus ideas y convertirlas en palabras que alimentarán las mentes de otros, es de las más maravillosas que existen.

Por otro lado, después de escribir no termina tu trabajo. Estás optando por ser además quien edita, distribuye y hacer la labor de mercadeo del libro. A diario se publican miles de libros y por bueno que sea tu trabajo, no llegará a mucha gente a menos que planees una adecuada estrategia de mercadeo y publicidad que haga que tu ebook sea visible y que la gente lo busque para leerlo. Son dos aristas complementarias del mundo del libro las que vivirás, cada una con sus particularidades.

  • Crearás Una Plataforma Personal, Más Que Solo Un Ebook

Más que un libro, en internet se trata de crear una plataforma que te permita darte a conocer como persona y profesional,  para luego sí poder ofrecer a tus seguidores un producto de consumo: un libro.

Esas labores que para algunos escritores son tediosas, usualmente son cubiertas por los departamentos de ventas, mercadeo y publicidad de las editoriales. Pero en este caso te has decidido por la autogestión, por lo que deberás tomar las riendas de la estrategia y tendrás que crear una serie de blogs y contenidos que te validen como autoridad en el tema sobre el que versará el ebook.

Algunos profesionales del mercado del libro sugieren que dediques un 10 a 20% de tu tiempo a escribir el libro y el resto a construir la plataforma para su lanzamiento comercial. Como autor no creo pertinente dar tan poca importancia al texto mismo; eso nos convertiría en mercaderes a quienes no importan las ideas porque de cualquier manera con una buena estrategia las venderás, haciendo que otros consuman lo que tú quieres. Me parece que, muy al contrario, como escritores independientes, tenemos la potestad para crear ebook o contenidos, como suele decirse en este medio, con la suficiente riqueza para hacer aportes significativos en la vida de las personas. Desde mi perspectiva, éticamente hablando no habría otra razón para escribir un libro.

La estrategia de comercialización de tu libro inicia antes de terminar la escritura. Puedes usar el mismo proceso de escritura como parte de los contenidos a mostrar en la campaña publicitaria. Una campaña de expectativa basada en mostrar el proceso de producción o en hacer partícipes a los lectores de la misma producción de los contenidos son alternativas útiles cuando de vender el libro se trata.

Para vender un ebook,  un elemento fundamental es la comunicación a través de las diferentes redes sociales. Dependiendo del alcance de tus objetivos, puedes pensar en grupos de especialistas o en mensajes de masa; lo realmente importante es que tu nicho de mercado o población objetivo sepa de la existencia de tu libro y de las utilidades que les prestará.

3.- Planea Tu Ebook

Escribir un libro es igual que cualquier otra actividad que decidas realizar: es un proyecto y como tal debes hacer un plan lo suficientemente detallado para que vaya por buen camino.

Con los libros debes hacer una mejor planeación porque si no está bien escrito, bien organizado, bien argumentado y si no está hecho de tal manera que la historia sea totalmente creíble y verosímil, nadie se tragará el cuento, nadie va a creer lo que intentas decirles.

En los blogs de recomendaciones para hacer ebooks, creo que suele asumirse una perspectiva muy utilitarista y de ventas, y se afirma que escribir un libro es muy fácil. No estoy de acuerdo. No cualquiera puede escribir. Bueno, para ser más precisos cualquiera podría escribir un libro pero no cualquiera puede hacer un buen libro. Debes contar con las herramientas comunicativas y con el acervo de ideas que te permitan dibujar un mundo y compartirlo con otros.

Por eso, prefiero decirte de antemano que requieres asesorarte sobre el arte de escribir como uno de los pivotes que te permitirá hacer un ebook significativo, útil y exitoso comercialmente.

Cuando estés planeando tu ebook, lo primero será la selección del tema. Este no debería ser un problema para ti. Si has decidido escribir un ebook seguramente ya tienes identificados algunos temas en los que eres fuerte y quieres aportar a otros. Si no es así debes tomarte tu tiempo para pensarlo seriamente. Si tu pretensión es escribir cualquier cosa para vender deberías pensarlo aún más porque las personas merecen lo mejor.

Para seleccionar el tema te propongo cuatro pasos:

Paso 1

Para Elegir El Tema Piensa Primero En Tus Áreas De Experticia por ejemplo, si eres especialista en el uso de las redes sociales para la venta de productos, ahí tienes un tema general. Luego, identifica dentro de ese tema general cuál es el tema específico que podrías tomar como eje de tu libro. Te lo repito de otra manera: cuando identificas un tema general vas bien enfocado porque estás restringiendo el tema del libro, pero debes avanzar aún más para abarcar solo un tema específico que puedas cubrir en un libro. De lo contrario podrías estar pensando en hacer una enciclopedia completa, y eso no es viable.

Paso 2

Haz Una Investigación De Los Libros Que Hay Sobre El Tema Que Planteas. Debes saber qué libros ya existen en el mercado, qué dicen y qué no ha sido dicho todavía. Este es un paso imprescindible porque es posible que el libro en el que estás pensando ya esté hecho y tus posibilidades comerciales se verían seriamente afectadas porque el mercado ya está cubierto. Cuando vas a lanzar un producto al mercado, estudias la competencia, las características del mercado, las ventajas y desventajas de lo que ya existe, de manera que cuando entres con tu producto, sepas exactamente cuáles son las ventajas de tu oferta, por qué se diferencia y cómo lograrás que el público te compre. Exactamente igual debes hacer con tu ebook.

En la medida en que avance tu investigación, verás que se te van ocurriendo ideas para incluir en el libro. También se irán aclarando los subtemas de la estructura del ebook y la manera en que los abordarás. Leer te ayudará a darle forma al ebook en tu mente. Todos los autores se alimentan de otras lecturas, de otras fuentes bibliográficas. No se trata de copiar, sino de ampliar la perspectiva y enriquecerla para luego plasmar esa visión del tema en tu libro.

Es importante que pongas tiempos y fechas de inicio y de corte para que no te quedes eternamente en un ciclo sin fin. La disciplina debe ser tu aliada en este proyecto.

Paso 3

Define el tema específico. A partir de la investigación, se irán definiendo subtemas que en los otros libros no están claros y que serían el eje de tu ebook. No se trata de hacer más de lo mismo sino de crear cosas nuevas que satisfagan las necesidades de los lectores.

Para definir ese tema específico, identifica y define el problema que pretenderías resolver con el libro. Plantea ese problema como una pregunta.

Este paso es de suma importancia porque será lo que oriente todo el proceso de elaboración del libro. Incluso será lo que oriente también la campaña de mercadeo y las ideas de la pauta publicitaria. Todo tu trabajo desde este punto consistirá en responder a esa pregunta.

No te afanes en hacerlo; debes tomarte tu tiempo, reflexionar, consultar, verlo desde diferentes perspectivas y ponerte en el lugar del lector para identificar si eso es lo que interesa leer y si es útil. Plantea la pregunta a expertos en el tema e indaga si les parece relevante escribir ese libro que ya tienes en la cabeza. En esta etapa es bueno recibir sugerencias de personas con un criterio bien formado.

Paso 4

Verifica Que El Tema Sea Coherente Contigo. Cuando hayas elegido el tema específico, revisa en qué medida te refleja como persona. He leído varias veces que los autores de ficción no pueden hablar de nada que no sea de sí mismos. Si miras la obra de cada autor, notarás que muestra la visión de su tiempo, su punto de vista como persona y la manera en que han dado significado a sus experiencias.

Esto también es válido para los libros técnicos y de no ficción. Si has trabajado toda tu vida en gerencia de industrias de alimentos, poca credibilidad tendrás si decides hacer un libro de arte en América o de nuevos procedimientos para la intervención quirúrgica en personas con cáncer de estómago. En tu ebook hablarás de ti, tenlo claro. Por eso el tema específico debe ser consistente con tu experiencia y coherente con tus características personales.

Te doy un ejemplo complementario. Si eres una persona que tiene dificultades para saludar y mantener el contacto visual, muy difícilmente podrás escribir con la soltura necesaria para enseñarle a otras personas habilidades sociales para los negocios y las relaciones interpersonales. Al escribir, te muestras como persona, se pueden leer las actitudes, las emociones y todo el ser. Si lo piensas ya tienes una idea de cómo soy, de cómo se comporta y resuelve problemas quien está escribiendo estas líneas: en los escritos nos damos como personas abiertas para que el otro nos lea. No te engañes y no pretendas engañar al público porque no funcionará.

4-. Comienza A Escribir Tu Ebook

Escribir un libro no es una tarea rutinaria que podamos hacer sin ser conscientes de ello. Inicias una labor que te puede aportar grandes emociones y muchas satisfacciones, pero que te exigirá mucho como persona y como experto.

Al ser una nueva actividad, tómate tu tiempo para aprender algunos secretos de escritura que te faciliten el tránsito por este mundo. Aquí te mencionaré algunas pautas que puedes considerar para escribir tu ebook.

  • Haz Un Plan De Trabajo

Para empezar, debes hacer que tu libro exista en tu vida. Necesitas hacer un plan de trabajo en el que incluyas semanalmente cuántas horas diarias le dedicarás al libro y en qué horarios trabajarás. Planea para cada semana los objetivos a alcanzar medidos en términos de avances. Si lo dejas como una actividad más para el tiempo libre es casi seguro que no lo lograrás porque habrá muchas otras actividades represadas y otras tantas actividades más divertidas que escribir y que te dan satisfacción a corto plazo, por lo que compiten con tu atención y se te pasarán los días y las semanas sin que veas resultados. Seguirás pensando que quieres escribir el libro y te abrumará que no pase de ser una bonita idea.

Por eso, es indispensable que te hagas un plan de trabajo con: actividades a realizar, horarios de trabajo, metas semanales en términos de tiempo de dedicación y objetivos, indicadores de avance medibles (número de páginas, por ejemplo), premios y castigos por el logro de los objetivos. Cada semana debes evaluar los resultados y definir nuevamente el plan a seguir. Tómate este trabajo en serio si quieres terminar tu libro. No sabes cuántas personas albergan en su fondo el deseo de escribir un libro; la mayoría de ellas fracasan porque nunca planean cómo hacerlo: de los deseos debes pasar a los planes de acción.

  • Carga Siempre Papel Y Lápiz

Ahora casi todos escribimos en el computador, pero no siempre tienes uno a la mano. No puedes salir a la calle sin tener en qué tomar rápidamente notas. La mayoría de ideas aparecen de repente. A veces vas caminando y al ver a una persona en la calle moviéndose, riendo, llorando, gritando, quieta o de cualquier otra manera se te ocurre una idea con la que resuelves un capítulo o un apartado que no sabías cómo terminar. Tu cerebro está trabajando todo el tiempo y una vez te casas con tu libro, éste no te abandona nunca; estás siempre pensando en ese proyecto en segundo plano, mientras trabajas, hablas, comes y duermes. No te va a dejar tranquilo hasta que lo termines.

No confíes en la memoria porque suele traicionarnos. Las ideas vienen y vuelan rápido si no les prestas atención de inmediato porque otras ideas están peleándose por salir a la luz. Con frecuencia me ocurre que las ideas vienen ya con la forma definida, con las palabras justas con las que quedarán escritas en el libro y si no las escribes en ese mismo momento será muy difícil reconstruir las frases.

En definitiva, necesitas llevar siempre un cuaderno o libreta de tu preferencia y uno o más bolígrafos. Las hojas sueltas no son una buena alternativa porque se te pierden y se van juntando en desorden, mientras que en una libreta puedes seguir de manera ordenada todas las anotaciones sin temor a que desaparezcan. Suelo cargar una pequeña libreta lo suficientemente pequeña para caber en cualquiera de mis bolsillos y los suficientemente grande para que pueda escribir con comodidad. Ve a la papelería y compra el cuaderno o libreta que más te guste; debe ser bonita porque albergará las ideas del libro que desde ya quieres, igual que quieres a un hijo desde antes de existir.

También toma notas en el teléfono móvil, directamente en su aplicación de notas o en aplicaciones como Evernote. Esta última tiene la ventaja de que puedes ir organizando las notas por capítulos o temas, lo que hace más fácil tanto su escritura como su posterior recuperación.

  • Escribe En Cualquier Lugar Y Momento

Vence el temor a escribir en público. Con frecuencia las ideas vienen con las experiencias del día a día. Cuando vas en el bus o en el automóvil, cuando estás en un restaurante, cuando ves una película, cuando lees o cuando estás con otras personas divirtiéndote.

En algunos casos nos da pena con las otras personas sacar nuestro teléfono o libreta de notas y escribir porque implica una ruptura de la comunicación. Pero como las ideas van y pueden no volver, debes aprender a ser asertivo, ofrecer tus excusas por la interrupción y explicar que necesitas tomar una nota antes de que se pierda la idea para el libro que estás escribiendo. Debo confesar que incluso en momentos íntimos me aparecen las ideas. En esos casos me esfuerzo por repetir la idea mentalmente para que no se me vaya y las escribo tan pronto pueda.

Mientras la mayoría de las personas lo entienden y te apoyan, para otras es molesto que interrumpas las actividades…aprende a lidiar con eso; recuerda que has firmado una acuerdo nupcial con tu libro, así que debes respetar los votos.

  • La Pantalla En Blanco

Es famoso el dilema de la página o de la pantalla en blanco, pero no es más que un mito. Esto sucede cuando no has planeado bien tu libro. Es obvio que si no tienes nada previsto difícilmente se te va a ocurrir algo, menos una idea tan grande como para dar inicio a todo un ebook. Pero si has cumplido con las fases anteriores no tendrás ese problema. Al contrario, para este momento ya tendrás un buen número de ideas entre las que debes elegir cómo iniciar.

Si estás escribiendo un libro de no ficción, antes de empezar debes tener una idea clara de la estructura de contenidos que tendrá tu trabajo. Si estás escribiendo ficción tendrás ideas del punto de partida o del problema al que se enfrentarán los personajes, por lo que en cualquiera de los dos casos la planeación habrá servido para establecer las bases del inicio del proceso de escritura.

Puedes comenzar por cualquier idea, no necesariamente la que irá en la primera página, para confeccionar lentamente las primeros tramos del camino que quieres dejar trazado por escrito. Siéntete relajado, cómodo y deja que la emoción de empezar tu obra te atrape, que te guie en las primeras pinceladas.

Algunas de las alternativas para iniciar, en el caso de libros de ficción, son:

  • Escribe un primer borrador de la estructura narrativa de la historia con el inicio, el nodo o conflicto y las posibles finales.
  • Describe el argumento general.
  • Organiza las fuentes que consultarás para crear la historia, bien sean hechos verídicos u otro tipo de libros de ficción.
  • Plantea aspectos iniciales de los personajes principales, sus características, personalidad y lugar en la historia.
  • Plantéate tantas preguntas como puedas sobre el curso de la historia, de manera que tu cerebro comience a trabajar en su solución narrativa.
  • Escribe las primeras escenas.
  • Piensa en el trasfondo espacial, social, histórico y económico de la historia.
  • Haz un gráfico, organigrama o cualquier tipo de representación gráfica en la que relaciones los personajes con los hechos.

El mismo ejercicio de plantear los esbozos de tu historia te irá dando nuevas ideas para alimentarla en un proceso cíclico. No olvides tomar nota de todas las ideas de inmediato, sin pena de dónde estés.

Si tu ebook es de no ficción, puedes iniciar:

  • Escribiendo los objetivos generales y específicos del proyecto.
  • Definiendo los capítulos, sus nombres y posibles contenidos.
  • Organizando la bibliografía de referencia.
  • Pensando en el estilo narrativo.
  • Haciendo esquemas gráficos que sinteticen los conceptos principales a abordar en el libro. Estos esquemas pueden serte útiles para definir la tabla de contenidos y los puntos importantes que debes incluir.
  • Escribiendo los primeros párrafos, sin importar el lugar en el que irán dentro del libro. Se trata de una versión inicial en la que se definirá el estilo con el que te comunicarás con tus lectores.
  • Este es el punto más relevante para que tu libro sea suficientemente interesante e integral en el abordaje del tema específico elegido. Debes leer mucho; no hay escritor que no sea un buen lector. Ésta será la fuente de todas las ideas. Ten claro que un escritor no se inventa nada; simplemente juega con las ideas para organizarlas y presentarlas de diferentes maneras, lo que genera una visión propia que merece ser compartida. No olvides consultar en internet, pero también en fuentes físicas especializadas, tales como revistas científicas.
  • Crea mapas conceptuales o mentales. Una buena forma de organizar la información es la de crear organizadores gráficos. Entre los más conocidos están los mapas conceptuales y los mapas mentales. Estas dos estrategias de organización visual de la información te permiten identificar los conceptos más relevantes, su estructura lógica y las relaciones existentes entre ellos. Con un mapa bien hecho puedes ver en una sola imagen todos los conceptos principales que tratarás en el libro y podrás definir la estructura de tu proyecto, dividiéndola en capítulos y subtemas dentro de cada capítulo.

Mientras los mapas conceptuales trabajan con conceptos propiamente dichos organizados por niveles de inclusión, los mapas mentales son más libres y usan ideas y conceptos sin ningún orden específico. Esa es la razón por la que te recomiendo emplear para este caso los mapas conceptuales sobre los mapas mentales: te requerirán más esfuerzo pero te darán información más completa para organizar todo el material del libro.

Un buen programa para trabajar con mapas conceptuales es cmaptools, mientras que para hacer mapas mentales puedes usar Freemind, los dos programas de descarga gratuita.

  • Debes ser supremamente ordenado con las notas para que no se te confundan y sepas de qué libro o artículo sale cada una de las ideas: si no haces las respectivas citas bibliográficas estarás incurriendo en plagio, que no es otra cosa que robar, uno de los peores robos porque es un robo de ideas. Para respetar los derechos de autor suelo hacer tres tipos e anotaciones:

a) citas textuales: son aquellas frases o ideas que están tan bien escritas que no parece que se pudieran escribir mejor y que te servirán en su forma original como un argumento fuerte. En ese caso deben ponerse entre comillas y sin hacer modificación alguna. Estas citas textuales deben ser muy pocas en todo el libro, porque si pones muchas el texto te quedará como una colcha de citas sin desarrollo propio y quedarían dudas sobre si vale la pena leerte o es mejor ir a la fuente primaria.

b) citas contextuales: son las ideas que son tomadas de las fuentes bibliográficas consultadas pero que luego pones en tus propias palabras. Para saber si una idea es tuya o no, pregúntate si lo escrito se te habría ocurrido sin leer una u otra fuente. Si la respuesta es no, definitivamente la idea deberá llevar una cita, para lo que debes incluir el nombre y el apellido dentro del texto o números que dirigen a notas a pie de página o finales. Eso depende del tipo de norma de citación que usarás (APA, Chicago y Vancouver son las más conocidas). Elige la más usada en tu área disciplinar.

c) Ideas propias:Estas son las que se te han ocurrido a ti sin leer ninguna fuente o las que provienen de tu conocimiento y experiencia acumulada.

Lo que debes hacer al escribir es valerte de las citas contextuales y de muy pocas textuales para organizar y fundamentar tu propio discurso, ampliando la explicación con argumentos propios.

Evita creerte el único con autoridad para escribir sobre un tema. Si estás escribiendo para autovanagloriarte de todo lo que sabes cometerás por lo menos dos errores. Primero, limitarás los argumentos solo a los que conoces, desechando los de un amplio número de expertos que seguramente te apoyarían para ampliar la explicación y hacer un libro más potente. Segundo, construirás un libro soso y aburrido que pocos leerán porque el tufillo egocéntrico siempre se queda en los escritos.

Piensa en los detalles. Dale más información a los lectores para que comprendan de qué les estás hablando. Recuerda que existen muchos sentidos que pueden transmitirse a través de las palabras: con una buena organización de ideas puedes llevar a tus lectores a que se imaginen el cielo azul limpio de nubes y tan solo cargado con el movimiento de pequeñas aves migratorias que lentamente bajan hasta encontrarse con el mar azul verdoso sobre el que reposa una pequeña barca de madera en la que dos niños comen dulces mientras divisan a las aves. Como ves, las palabras crean espacios físicos representados en las mentes de los lectores, igual que sensaciones olfativas (¿Recuerdas el libro “El Perfume”, escrito por Patrick Suskind? Si no lo has leído te lo recomiendo; es una obra maestra en la que el autor nos ayuda a oler el mundo de otra manera), táctiles, gustativas y auditivas. Estas sensaciones enriquecen la experiencia lectora y facilitación la comprensión de la historia.

Escribe para los lectores, no para ti mismo. Un error frecuente es escribir pensando en uno mismo y luego molestarse porque la gente no entiende lo que quieres decir. Cada lector tiene un mundo propio de partida que pone en juego para encontrarse con tu visión, plasmada en las palabras, lo que en sí mismo es ya un tercer texto o mirada. Si escribes solo pensando en tu perspectiva no darás a los lectores los elementos necesarios para crear un mundo compartido, con lo que tu libro no les llegará.

Siempre que estés escribiendo piensa ¿para quién estoy escribiendo? ¿Mis lectores serán amas de casa con tiempo libre que quieren hacer actividades manuales? ¿Son profesionales que quieren profundizar en su conocimiento de un área técnica? ¿Serán técnicos que quieren conocer el paso a paso de un procedimiento? ¿Son neófitos que quieren dar sus primeros pasos en un tema? o ¿son personas amantes de la lectura que quieren leer algo que los haga fantasear? Esta es una de las primeras preguntas que debes hacerte para que el libro tenga un lector y no pierdas muchas horas de trabajo escribiendo algo que solamente podrás leer en profundidad tú mismo.

No escribas como hablas. Los registros escritos y verbales son diferentes. Cuando hablas te apoyas en la conducta no verbal y omites información; usas palabras, frases y expresiones coloquiales que son entendidas en tu contexto pero que no todo el mundo entenderá. La ordenación de las frases no es tan importante porque aún con alteración del orden te pueden entender y preguntar.

En las comunicaciones escritas es muy diferente: solo cuentas con las palabras y las frases para hacerte entender completamente, por lo que tendrás que usar un lenguaje pertinente, completo y formal que contribuya directamente a la comprensión del mensaje. Por supuesto si estamos hablando de un libro de ficción las reglas son un poco diferentes y puedes acudir al registro oral como estrategia discursiva pero, si se trata de un texto técnico o de no ficción esas libertades están limitadas a tu capacidad para jugar con el lenguaje. Si eres un escritor con poca experiencia te sugiero en general evitar este registro oral.

Usa ejemplos para explicarte mejor. Las explicaciones técnicas, con palabras que solo manejan los conocedores de un tema, son difíciles de entender, precisamente por tener un carácter abstracto. Para que te entiendan mejor acompaña las explicaciones de ejemplos claros y concretos con los que los lectores entienden punto por punto lo que les quieres decir. Frecuentemente estas analogías entre lo que dices y un caso real requieren de un cierre o explicación final en la que muestres en qué se relacionan esas dos cosas.

No supongas que el lector ya debe saber algo. Si piensas en las conversaciones que sostenemos con otras personas, a veces damos la conclusión de lo que estamos pensando y no todo el proceso, con lo que los demás no saben cómo llegamos a ese punto, no lo entienden y es más difícil que compartan nuestra opinión o que los podamos convencer. En los textos escritos el problema de comunicación es mayor porque toda la información no verbal se excluye de la conversación. En consecuencia, para que te entiendan debes compensar la falta de la información no verbal con explicaciones detalladas de todo lo que deben saber para entenderte.

Que no te controle la autocensura. Es importante ser el mejor crítico de nosotros mismos, pero cuando esa manía empieza a limitarte, es tiempo de detenerse. Para un escritor en el momento de iniciar la escritura es preferible guardar con llave al censurador y permitir que el ser libre se exprese en palabras. Escribe y escribe tanto como puedas. Habrá errores, puede quedarte mal o no gustarte, pero igual que con cualquier actividad profesional se aprende haciendo: se aprende a escribir escribiendo. Luego vendrá el tiempo de la crítica y reformulación de lo escrito, pero para corregir primero debe haber algo escrito.

Toma descansos. Escribir es una labor de alto esfuerzo intelectual, en la que te comprometes por completo y gastas más energía de lo usual. Si eres de los que cree que es una actividad que no requiere esfuerzo porque estás todo el tiempo sentado, estás terriblemente equivocado.

Yo no podría escribir todo el día. Usualmente dejo franjas de dos a cuatro horas en las que trabajo intentando ser disciplinado, pero luego de eso mi rendimiento va en descenso y si continuo puede sentirme algo aturdido por el esfuerzo. Te sugiero escribir por periodos de una a dos horas y tomar pequeños descansos. Si has escrito por muchas horas durante un día, por más atrasado que estés es preferible parar y retomar cuando estés en plenitud de condiciones.

Cuando lleves varios días escribiendo. puede llegar el momento en el que te bloqueas y no sabes qué más escribir o cómo continuar. Hay temas o escenas complicadas para las que no encuentras solución. En esos casos considera un descanso más prolongado, de algunos días en los que dejes que tu mente se relaje, te quites de encima el estrés y nutras tu perspectiva con libros, películas, música, charlas, eventos, museos o cualquier otra fuente externa de información. Aunque estas actividades no estén conectadas con el tema sobre el que escribes, todos los espacios pueden darte ideas y analogías para abordar tus temas de trabajo.

Desecha información inútil. Otro error frecuente, especialmente en los escritores neófitos, es el de intentar meter absolutamente toda la información en tu libro, a toda costa. No debes pensar en tu libro como un receptáculo plagado de toda la información existente sobre un tema. Se trata de elaborar un texto con sentido, coherencia y fluidez, para lo que es necesario evitar las ideas y argumentos que, siendo parte del tema, no son esenciales para que se entienda tu idea central.

Busca más información si la requieres. A veces pasa lo contrario a la sobreabundancia de información. En ocasiones cuando estás escribiendo un párrafo puedes darte cuenta de que los argumentos no son suficientemente fuertes, que hace falta aportar información sobre aspectos específicos, que requeriríamos de datos fácticos para que la idea quede completa o que la cita de un autor que no has consultado le daría profundidad al planteamiento. En estos casos y en otros es necesario que te detengas y vayas a consultar nuevas fuentes bibliográficas.

No olvides tu idea central: recuerda que empezaste definiendo un problema y unos argumentos de base para todo el libro. No puedes olvidarlos porque sería como olvidar la dirección a la que vas y te perderás. Siempre ten en mente el objetivo que te has planteado y la pregunta problema que quieres responder. Escríbelo en un pliego de papel o en una hoja grande y pégalo en la pared para que siempre lo recuerdes mientras estás escribiendo.

Ábrete hacia las críticas. Muestra tu trabajo a personas que te puedan aportar. Debes encontrar un punto medio en el que escuches real y profundamente las observaciones de otras personas, entendiendo el por qué de su punto de vista y estar dispuesto a hacer reformas a tu propuesta. Ten cuidado de no caer en depresión al absorber sin filtro todas las críticas (siempre habrá personas a las que no les guste lo que haces) ni de cerrar los ojos y los oídos y no aceptar crítica alguna. Aunque por diferentes razones, los dos caminos te pueden llevar al fracaso.

Graba con frecuencia. No seas víctima de cortes de luz inesperados, de borrones accidentales de información o pérdidas de discos duros. Graba con frecuencia lo que escribes y haz varias copias de seguridad poniendo en el nombre la fecha de creación. Envíatelo los archivos al correo electrónico y a la nube, de manera que siempre tengas varias opciones para recuperar tu trabajo.

  • Controla tu tiempo de trabajo en el ebook

Dedicar tiempo a escribir será complicado, lo sabemos. Hay varias cosas que debes controlar para asegurar que puedas dedicarle el suficiente tiempo a tu libro:

No es una actividad rutinaria: si escribir no es algo que has hecho usualmente será difícil establecerla como una acción cotidiana; pero no es imposible. Lo que necesitas es establecer tiempos de escritura, como ya habíamos dicho, que debes respetar y proteger a toda costa. He oído varias veces que se requieren 21 días continuos haciendo alguna labor para que se vuelva cotidiana. No sé de dónde sacaron el dato o si tiene algún valor científico real, pero lo que sí puede decirce es que si logras hacerlo con constancia diaria luego te hará falta escribir. Lo más difícil es iniciar, pero ¿no estarías dispuesto a invertir algo de tiempo para escribir un libro? Si la respuesta ha sido un contundente sí, sigue leyendo. Si ha sido un no, necesitas trabajar en tu motivación al logro.

Necesitas un espacio adecuado: para escribir debes concentrarte y transportarte al espacio de la historia o de los conceptos que estás dibujando con las palabras. Necesitas un lugar tranquilo, con un escritorio o sitio en el que no haya juegos u otro tipo de distractores.

Necesitas que tampoco haya ruidos provenientes del televisor, música ruidosa o que reclame tu atención: si escribes con el televisor al lado, tu atención estará permanentemente dividiéndose entre el computador y el programa que están presentando, con lo que el resultado y la velocidad del trabajo irán en detrimento.

Si tu conyugue, tus hijos, padres u otras personas están rondando y hablando alrededor, tampoco tendrás el lugar adecuado para escribir. Si no puedes controlar estos factores de ruido y desconcentración, vete a la biblioteca, al patio o a algún lugar en el que el silencio sea tu compañía.

Aléjate del teléfono y de las redes sociales: si vas a dedicar una o dos horas diarias a escribir, que sea realmente a escribir y no a revisar whatsapp, las publicaciones de Facebook o cualquier otra red social. Debes comprometerte y enseñar a la gente a que no estás disponible durante ese tiempo.

El uso de estas aplicaciones se ha vuelto tan rutinario que no nos damos cuenta que nos estamos convirtiendo en sus esclavos, viendo el teléfono cada 5 o 10 minutos. Para controlarlo baja una aplicación llamada forest para mejorar la productividad. Lo programas y comienza a crecer una planta que morirá si tomas el teléfono antes del tiempo que hayas definido. Es una manera divertida de ayudarte a escribir concentrado.

Prémiate por tu disciplina: establece un plan de premios por el cumplimiento de los objetivos semanales de trabajo en tu ebook. Haz una lista de las cosas que te gusta hacer o comer y define qué recibirás al final de la semana si cumples lo prometido.

Establece tiempos finales e intermedios de entrega. Incluso si no tienes un editor o alguien a quien hacerle entregas periódicas, define fechas para ti mismo en las que entregarás cada uno de los capítulos. Si bien al comienzo no tendrás idea de cuánto tiempo te podrá llevar, luego de algunas semanas de trabajo podrás hacer el estimativo y autoimponerte fechas para la terminación de cada capítulo.

Si bien escribir un libro no es una labor de la que pueda decirse con certeza cuándo se terminará, por la misma naturaleza del proceso de investigación y creación, sí necesitas presionarte y poner límites. Los artistas y escritores que no piensan en su trabajo como proyectos definidos en periodos de tiempo suelen ser muy poco productivos.

5.- Edita

Luego de horas de trabajo, tienes tu escrito terminado. Bueno, en realidad no está terminado. Lamento decirte que has concluido una parte, correspondiente a la investigación y la escritura, pero aún falta bastante trabajo así que prepárate, que la fiesta continua.

Luego del proceso de escritura, viene la edición del ebook. Cuando hablamos de edición, nos referimos al proceso de preparación del texto para su publicación, para lo que hay que revisar y adecuar el contenido y la forma. Hablemos en primera instancia del contenido para luego detenernos en los aspectos formales.

  • Edita el Contenido

Deja que pasen algunos días después de terminar de escribir tu ebook. Descansa y libera la mente de tu libro. Es importante tomar distancia para que puedas ser más objetivo al revisarlo. Si bien te sugiero que dejes el tema de la edición a especialistas en el tema para garantizar la calidad de tu trabajo, es necesario que como autor conozcas el proceso.

  • Lee Todo El Texto

Busca una silla cómoda, sírvete una bebida y con ojo desprevenido haz una lectura de todo el libro. Ponte en el papel de tu lector promedio y lee como si fuese un libro escrito por otra persona, sin vínculo afectivo con el texto. Sé un lector crítico que toma el libro buscando una fuente de calidad y/o utilidad, de acuerdo con los objetivos propuestos.

Revisa si el libro:

-Tiene un buen título

-Contiene todos los datos de la publicación

-Está bien organizado

-Plantea con claridad los objetivos

-Tiene un estilo narrativo pertinente y válido

-Usa frases compuestas de manera adecuada

-Es coherente en la manera en que relaciona las frases

-Es coherente en la relación entre los párrafos

-Tiene coherencia integral

-Resuelve las preguntas que se había planteado

-Tiene la información necesaria y suficiente para cumplir con sus objetivos

-No contiene información innecesaria que genere ruido.

Esos elementos, entre los principales, son los que debes revisar en la lectura que da inicio a la edición. No pretendas resolver todos los problemas que identifiques en el momento de esta lectura. Concéntrate en identificar lo que tienes que mejorar, tomando notas ordenadas para luego abordar punto por punto. Por supuesto puedes ir haciendo revisiones simples, pero sin desatender el objetivo de esta lectura.

  • Revisa El Registro Escrito Que Estás Usando

¿Estás escribiendo como hablas? Si esto está ocurriendo, casi con seguridad tenemos un problema. Como te había comentado en el apartado de la escritura del libro, hay diferencias entre escribir y hablar. El texto escrito debe ser mucho más organizado, claro, fluido y coherente que el discurso oral. Cuando hablamos podemos dar vueltas sobre la misma idea, ir y volver, repetir información, omitir otra, desviarnos del tema y retornar. En un libro estos usos del lenguaje son fatales porque te expondrán como alguien que no maneja adecuadamente el lenguaje y en quien no se podrá confiar como escritor. Los lectores cerrarán el ebook y difícilmente volverán.

Para evitar este serio inconveniente, debes garantizar que el estilo discursivo sea pertinente, claro, suficientemente descriptivo, acompañado de ejemplos y, sobre todo, ameno, coherente y ordenado.

  • Poda Tu Libro

Uno de los errores frecuentes en la redacción, es el de querer llenar la pantalla del computador con muchas palabras. Con esta práctica pueden darse descripciones extensas inoficiosas, sobre ejemplificaciones, narraciones con detalles innecesarios e inconvenientes, párrafos muy largos, repeticiones de información y frases redundantes.

Parte de la labor editorial consiste en fungir como un buen jardinero que poda el libro y lo dejará limpio, libre de partículas que deforman el árbol, lo afean o cambian el rumbo que debe tener.

Para limpiar tu texto, empieza por fijarte en las frases. Recuerda que cada frase con sentido tiene unos elementos gramaticales básicos y que deben ser lineales y coherentes, sin terminar la frase volviendo a decir lo mismo que ya habías dicho en el comienzo. Luego revisa que las frases se conecten adecuadamente (la coherencia interlineal) con uso y sin abuso de conectores lógicos pertinentes.

Posteriormente, concéntrate en los párrafos. Cada párrafo debe tener solo una idea principal. El resto de las frases son argumentos que acompañan, explican, extienden, ilustran o amplían esa idea principal: ten muy en cuenta eso para saber cómo dividir el texto en párrafos de extensión media.

Verifica que las frases estén adecuadamente  organizadas y que haya coherencia al interior de cada párrafo. Revisa que las frases de conexión entre párrafos fluyan de manera armónica y no parezcan muletillas arbitrarias que dificultan la lectura.

Luego avanza a la observación de cada apartado como un todo, analizando nuevamente la coherencia, la pertinencia de los argumentos y del estilo argumentativo, la suficiencia de la información y el cumplimiento de los objetivos comunicativos.

Al final de esta revisión debe quedarte un texto fluido, sin palabras ni frases gratuitas o fuera de lugar.

  • Identifica Las Partes Que Requieren Ampliación

Al concentrarte en el contenido puedes encontrar que habrá apartados en los que falta información, extensión o argumentación. Si eres de los que tienden a ser poco fluidos en la escritura, es necesario que revises con detalle este punto.

Para solucionarlo, debes buscar información complementaria específicamente para el punto que hay que reforzar. No se trata de reescribir todo el apartado, sino de aportar específicamente a mejorar la falencia detectada

  • Verifica Que Respetas Los Derechos De Autor

No te robes las ideas de otros. Verifica que has puesto adecuadamente las citas de los libros y autores que has consultado para construir tu libro. Además de las obvias razones legales y éticas, cuando leo un libro de temas especializados sin citas ni referencias, como si todo se lo hubiese inventado el autor, de inmediato desconfío de esta persona porque es claro que lo que se está diciendo es producto del trabajo de décadas de muchas personas que han generado un cuerpo de conocimiento.

Si el autor no reconoce eso muestra debilidades personales y de formación. Adicionalmente, las citas fortalecen la argumentación y permiten rastrear la orientación conceptual de quien escribe, a la vez que le permiten al lector profundizar acudiendo a las fuentes bibliográficas mencionadas.

En artículos breves de opinión o de descripción de experiencias, como en el caso de este escrito que amablemente lees, no suelen ponerse citas porque se trata de relatar la visión de alguien con base en su propia experiencia. No obstante, si consultas algún material para escribirlo, debes poner las referencias.

  • Somete El Texto A La Lectura De Otras Personas

Elige a algunas personas que tengan el perfil del lector que buscas para tu libro y dales tu documento para que hagan una lectura crítica. Dales instrucciones para que tomen nota de las dudas, preguntas, confusiones, sugerencias y comentarios que tengan respecto de tu trabajo escrito. Sé metódico en la recolección y análisis de esta información para, con mente abierta y autocrítica, incorporar estas observaciones en tu ebook.

  • Olvídate De La Perfección

Ser perfeccionista es una cualidad deseada en la edición de libros, pero llegará el momento en el que debes poner en cintura tu afán por que todo esté exactamente como lo quieres, si estás interesado en terminar algún día.

Cuando trabajo con un editor o un ilustrador, nos enfrascamos semanas completas haciendo la revisión de los diferentes detalles del libro. Ese proceso es divertido y muy productivo para el mejoramiento del texto, pero es necesario tener en cuenta los tiempos para saber que ese proceso debe terminar más pronto que tarde.

A veces, por ejemplo, tienes una opinión diferente a la del editor sobre la forma que debe tener una parte del libro, o sobre el tratamiento de un tema, pero debes negociar y llegar a acuerdos porque nuca el libro final será idéntico al que tenías en la cabeza cuando empezaste. Justamente el trabajo de confección de la historia dará lugar a que la idea crezca y se desarrolle de maneras que no habías previsto.

En este camino puede haber cosas que no te convencen del todo, en las que podrás seguir trabajando, pero hay que comprender que el libro nunca estará completamente terminado para un autor crítico y que debes definir una fecha de terminación de la edición. De no hacerlo puedes trabajar y trabajar, darle vueltas para al final terminar con lo mismo que hace tiempo deberías haber aceptado como un buen punto para dejarlo ser, para darlo a los lectores.

  • Retoma El Título De Tu Ebook

El título provisional que le habías puesto a tu libro puede no ser ya tan apropiado. Con los cambios que seguramente se forjaron en el proceso de escritura, tal vez ese primer título no representa lo que ahora es el libro. Al revisarlo y comprender el resultado final puedes pensar en un título más diciente del contenido, o más llamativo. Ahora que lo has escrito, tienes una perspectiva más amplia del libro y puedes rebautizarlo.

Para encontrar el mejor título ten en cuenta:

Las mejores opciones son las que te permiten sintetizar el contenido en una frase o en pocas palabras.

Puedes usar un subtítulo que amplíe o explique el título.

Cuando alguien lea el título de tu ebook,  debe poder hacerse a una idea general de lo que va a encontrar en su contenido.

Parte de la estrategia de mercadeo puede incluir la publicidad del libro desde una página de lanzamiento. En ese caso intenta usar un título cuyo dominio esté disponible. Cuando lo encuentres, regístralo de inmediato.

Busca como título un juego de palabras que se retenga fácilmente en la memoria y que diferencie al libro. Puedes usar el humor para titular el ebook. Usa palabras clave del área de trabajo, de manera que se pueda posicionar fácilmente en SEO.

6.- Edita La Forma

Una vez hayas revisado el fondo del libro con un análisis riguroso de sus contenidos, es tiempo de detenerse en el componente estético. Al ser el libro un objeto cultural que también tiene una dimensión artística, las características del formato no deben ser descuidadas. Como ocurre con la edición de contenido, la edición del formato debería estar en manos de un profesional, pero tú debes conocer los elementos básicos.

Si vas a colgarlo en los servidores de páginas como Amazon. Kindle o Nook,  ellos tienen prescripciones bien establecidas respecto a las características del archivo. No obstante, en cualquier caso es necesario darle unos acabados profesionales al diseño y la diagramación de tu ebook.

Elige un tamaño de página. En los libros físicos puedes jugar con los tamaños de página ajustándolas a los contenidos para hacer libros pequeños apaisados, cuadrados, de gran formato o personalizados. En su lugar, en los formatos digitales es preferible trabajar con tamaños estándar para evitar problemas en la conversión de los archivos a otros formatos o plataformas. El formato más empleado es el tamaño carta de 11 por 8.5 pulgadas.

Usa márgenes amplios. Por regla general se prefieren márgenes de una pulgada a cada lado para facilitar la lectura y para evitar cortes de lectura.

No le temas al blanco. Algunos diseñadores atiborran cada página de colores, texturas, cuadros y cuanto embeleco visual se ocurra, dejando como resultado libros pesados de difícil lectura. En lugar de caer en este error, prefiere los espacios en blanco para que exista menos contenido en la página, para que haya espacios de desplazamiento visual y para que la página sea más armónica.

Elije la tipografía. La selección y manejo de la tipografía es todo un arte. Cada letra tiene un significado y usos particulares. Son diferentes las tipografías usadas en libros para niños que las de libros académicos o libros de divulgación. Tu población objetivo también le dará pistas sobre el tipo de letra a emplear y el tamaño (no uses letra de menos de 12 puntos para población adulta).

Configura un párrafo modelo. Juega con las letras capitales, inserciones de texto, justificación de líneas, espacios interlineales, sangrías y demás elementos que definirán un estilo propio para la ordenación del texto de tu ebook. Generalmente los párrafos se toman en los programas especializados para edición como cajas de texto configurables con espacios, líneas, colores, tamaños y demás elementos gráficos.

Diseña un modelo de página. Ya configurados los márgenes, piensa en los encabezados y los pies de página con la información pertinente, sin recargarlos. Los subtítulos serán importantes para dividir gráficamente los textos. En algunos casos se usan indicadores gráficos como líneas, logos o figuras que pueden hacer más agradable la experiencia lectora.

Busca el cierre perceptual y la armonía. El manejo de las franjas, los colores y la unidad perceptual son claves en la diagramación. Trabaja con colores complementarios, con una paleta bien definida de acuerdo con la intencionalidad comunicativa. El cierre perceptual, el complemento entre figura y fondo, la complementariedad y en general las leyes gestálticas son una buena ruta para construir una imagen sólida.

Juega con las imágenes. Diseña páginas en las que se entremezclen con sentido los textos y las imágenes. Elije imágenes que sean significativas, que ilustren y extiendan el sentido de los diálogos, con proporciones y calidad adecuadas para la distribución en internet y para una posible impresión en papel, incluso si no lo estás contemplando por ahora. Puedes comprar imágenes de alta calidad en tiendas como shutterstock. Antes de incluir imágenes de dominio público, verifica sus derechos de autor. Dado que el libro es comercial, no podrás usar la mayoría de imágenes disponibles de manera gratuita en internet.

Diseña la portada y la contraportada. Son la cara de tu libro, de manera que invierte y contrata un profesional que te haga un trabajo artístico de alta calidad.

No olvides la página legal. En esta página, generalmente ubicada en las primeras páginas, van todos los datos de los autores, la editorial, la fecha de publicación, el ISBN y los demás datos relacionados con los derechos de autor. Debes registrar tu libro (generalmente se hace en las cámaras del libro) para obtener el número de ISBN (International Standard Book Number).

Comprueba los enlaces. Cuando incluyes enlaces a páginas o documentos de la web, corres el riesgo de que el propietario de la fuente los desactive y que al hacer clic sobre ellos el usuario no logre llegar a la página de referencia. Esto resta seriedad a tu trabajo, por lo que debes verificar que todos los enlaces funcionen correctamente. No puedes garantizar a futuro que sigan funcionando pero sí que estén disponibles en el momento del lanzamiento de tu ebook.

Haz una impresión de prueba. La lectura en pantalla es diferente a la lectura en papel. Cuando lees en un dispositivo electrónico, se te pueden escapar algunos gazapos, por lo que es conveniente hacer varias revisiones en diferentes formatos. Imprime en papel tu libro, en la máxima calidad que te sea posible, para hacer una lectura de revisión analítica en la que te concentres en tres puntos: 1) la pertinencia, suficiencia y coherencia de las ideas que conforman el contenido del ebook, 2) las cuestiones sintácticas, gramaticales, de digitación y ortografía y 3) la adecuación del formato elegido para la transmisión del mensaje. Es preferible hacer una lectura completa para examinar cada uno de estos tres puntos, de manera que tu atención no pierda el foco.

7.- El Precio

 

La definición del precio de venta es algo para lo que la mayoría de escritores no tenemos ideas claras; no sabemos cuánto podría cobrarse por nuestro trabajo, puesto que para llegar a esa conclusión necesitamos conocer sobre muchas variables del mercado, un área ajena a la labor de enlazar las ideas de un texto.

Sin embargo, dado que tienes interés de comercializar por cuenta propia tu ebook, es necesario que te relaciones con estos temas. Antes de definir el precio de venta al público debes analizar varias cosas:

  • El tráfico en tu sitio web y tu reconocimiento público.

Si es el primer libro que publicarás y no tienes reconocimiento público como escritor ni alto tráfico o un buen número de seguidores en línea, estás en una situación de desventaja inicial. Es necesario que lo reconozcas porque tienes baja visibilidad y menores probabilidades de que los lectores que no te conocen ni han leído libros previos hechos por ti decidan pagar por lo que les quieres ofrecer.

Como escritor enamorado de tu trabajo probablemente piensas que tu trabajo es fantástico y que todos deberían leerlo, pero estamos en un medio controlado por las leyes de oferta y demanda, a su vez controlado por las estrategias de publicidad y mercadeo y por las percepción que éstas generan en la opinión pública: en resumen, si en las redes no se habla de ti, no te leerán a menos que lances tu trabajo con una estrategia comercial interesante.

  • Posicionamiento de tu blog o sitio web.

Continuemos con el tema de tu espacio en la red. En primera instancia debemos pensar si tienes un sitio web. Si no lo tienes te sugiero que lo abras y lo alimentes con frecuencia para que la gente comience a reconocerte como autoridad en el tema sobre el que versa el libro y para que quienes puedan estar interesados en el tema, sepan que tienes un discurso que ofrecer sobre el mismo: será una estrategia de motivación hacia la lectura de tu ebook.

Si tu blog  o espacio en la red ya está funcionando y has publicado contenidos relacionados con el tema del libro, es necesario que emplees estrategias para ampliar el número de suscriptores, los comentarios y el flujo de visitantes. Publica comentarios en las redes sociales, relaciónate e intercambia comentarios con otros blogueros y abre grupos de interés en Linkedin para que el tema y tus aportes tengan circulación. Mientras más seguidores tengas, más alto puede ser el valor de tu libro. Si no has avanzado en este tema, estudia la posibilidad de posponer el lanzamiento de tu ebook hasta que tengas una comunidad de base que lo reciba y lo divulgue.

  • Manejo del marketing online

Si este tema te produce rasquiña y no sabes nada al respecto, es algo que debes considerar a fondo. Para lanzar en línea tu producto tendrás que ofrecer a los clientes una plataforma de ventas y de servicio al cliente posventa para solucionar los problemas que surjan en la transacción, en el sistema de pago y en los demás elementos que hacen parte del proceso de venta.

Si definitivamente te sientes un poco crudo en estos tres puntos que te acabo de mencionar, no es descabellado enfocarse en una estrategia comercial a largo plazo, empezando por ofrecer tu ebook gratis de manera permanente o por un tiempo limitado, con el objetivo de lograr flujo de visitantes y reconocimiento para la venta de los siguientes libros.

Puedes tener ese primer libro guardado un tiempo mientras avanzas en el segundo libro y estableces una campaña de mercadeo del segundo libro apalancada en la venta gratuita de los contenidos del primer libro. Otra alternativa es la de ofrecer gratis parte de los contenidos del libro para generar motivación hacia la compra de todo el ebook. Son estrategias que han funcionado bien en muchos casos.

  • ¿Cómo Definir El Precio?

No inventes ni le pongas el valor que emocionalmente crees que debería tener tu libro. Para ti tiene un alto valor, pero ese precio debe ser ajustado a la realidad objetiva del mercado, si quieres venderlo. Luego, debes definir el precio de venta al público a partir de un proceso analítico.

Revisa en las diferentes plataformas de venta de libros los precios usuales para libros semejantes al tuyo. Busca la competencia y examina cuál es el costo por ebooks con número de páginas y características similares al tuyo. Revisa también libros con temas similares y qué tan vendidos son. Examina la calidad de esos libros y lo que cobran personas con alto reconocimiento y novatos. Compara tu ebook con libros cercanos y mira los precios más bajos, los valores promedio y los más altos, revisando los ingresos obtenidos en cada caso.

Visita blogs del mismo tema del libro y revisa qué tanta afluencia e interés despiertan comparados con los temas de mayor interés y los precios que tienen los productos relacionados.

Sé sistemático y pon en una hoja de cálculo esos valores tratando de establecer, de acuerdo con el comportamiento del mercado, las variables más relevantes y los valores promedio. Compara la calidad de tu ebook con otros e intenta clasificarlo objetivamente para identificar el precio promedio de otros libros de tu mismo nivel.

Recibe opiniones de expertos. Busca profesionales del libro en foros y otros espacios y dales tu ebook para que lo lean, te den su opinión y valoren el posible costo en el mercado. Al evaluar las opiniones, no olvides que como compradores tendemos a asociar calidad con altos precios.

Escucha a los lectores. Si ya has trabajado en tu blog y has estado en contacto con tus lectores puedes tener una idea más clara de qué les gusta, de cuáles son sus patrones de consumo y de cuánto estarían dispuestos a pagar por un libro cómo el tuyo.

Intenta ponerte en sus zapatos y responde tú mismo la pregunta de cuánto pagarías por un libro cómo el tuyo. Incluso puedes ofrecerle a los lectores un anticipo del libro y luego preguntarles cuánto pagarían por el ebook completo. La triangulación o relación de todas las opiniones te dará una idea más clara de cuánto en promedio podrías cobrar.

Escucha al mercado. Si en el tema de tu ebook se encuentran 200 o 50 libros, no será lo mismo que si solo se encuentran 3 libros. Verás que en los dos primeros casos los precios de los libros son mucho más bajos que en el tercer caso. Así, el grado de especialización y la oferta son variables que intervienen en el precio de venta: a mayor especialización de los contenidos y menor oferta de ebook similares mayor precio tendrá el ebook. Es nuevamente la ley de oferta y demanda.

Piensa en el futuro. Es sumamente importante que veas la venta de tu ebook en perspectiva, o mejor, en prospectiva. Si piensas hacer una carrera como escritor el primer libro es la muestra inicial para convertir a los seguidores en lectores ávidos y en clientes, y la estrategia de comercialización debe definirse en función de estos objetivos a largo plazo. Si solo piensas en el hoy, recibirás poco o nada posteriormente.

Por otro lado, si quieres que además del ebook haya una versión del libro en formato físico, el precio que le des a tu ebook debe ser significativamente inferior al precio promedio de los libros en papel de la misma categoría que el tuyo.

Calcula el punto de equilibrio. El punto de equilibrio es la cantidad de dinero que debes cobrar por cada ebook, de acuerdo con el número estimado de ejemplares vendidos, para cubrir los gastos en los que has incurrido para hacerlo. Ese será un número clave para definir el valor de venta al público. Se realista a la hora de calcular cuántos ejemplares puedes vender: no dejes que el escritor soñador y emotivo lo establezca.

Revisa cuál es el número promedio de ventas de libros en tu categoría y para escritores con la misma experiencia que tú, lo que te dará parámetros más objetivos para el cálculo. No es posible darte valores de antemano porque depende de muchas variables, tales como el espacio geográfico en el que los venderás, el tema, la calidad que solo tú conoces por ahora, el idioma y las prácticas de consumo de tus seguidores.

No fijes como precio el valor mínimo esperado. Es usual que luego del primer mes de lanzamiento del libro las ventas comiencen a decaer y que se haga un descuento para motivar la compra, subir las ventas y ganar más divulgación que, a su vez, generará mayores ventas posteriores. Si el valor que estableces desde el comienzo no te da margen para hacer posteriores descuentos, estarás en serios problemas. A veces los descuentos iniciales pueden ser de un 10% o 20%, y en un segundo periodo de descuento pueden ser del 50% o hasta el 80%, generalmente por tiempos limitados. Ten en cuenta esos porcentajes y prácticas al fijar el precio inicial de tu ebook.

8.- Distribución

Ya terminado el libro y definido el precio, es tiempo de distribuirlo. Para ello cuentas con diferentes opciones:

En internet encuentras muchas opciones para hacer la distribución, sin que tengas que intervenir mucho más allá de registrarte, colgar el libro con los datos para promoción y esperar para que tu libro se venda. Por supuesto, esto no significa que en realidad te puedas quedar cruzado de brazos. Debes seguir trabajando en la visibilidad de tus contenidos como autor para que como efecto cascada la gente se interese en tu ebook y vaya a comprarlo.

Entre las opciones más usuales para la distribución. puedo citar Amazon, Lulu, Payhip, Booktango, Kobo, Sellfy, Bubok y Casa del libro.

Otra alternativa, es venderlo desde tu propio blog. Para ello, como he reiterado, necesitas crear contenidos que atraigan a tus lectores y que generen flujo de visitas. Es muy fácil crear una tienda virtual o establecer mecanismos de compra y pago virtual a través, por ejemplo, de Facebook o de plugins incluidos en WordPress.

Si no quieres tener que ver con pagos, tarjetas y tiendas virtuales, puedes optar por contratar una empresa o agencia digital que se encargue de todo, como SendOwl o E-junkie.

  • Página De Ventas

Puedes contar con un blog o construir una página de aterrizaje que te sirva como base para todo lo que tenga que ver con la distribución y venta de tu ebook. Un sitio web tiene la ventaja de que te permite controlar la producción de contenido, la afiliación de seguidores, la creación de listas de correos electrónicos (tal vez el capital más valioso para las ventas), el carrito de compras y los pagos por ventas. También será útil para que los motores de búsqueda ubiquen más fácilmente tu libro. Te doy algunas pautas útiles tanto para el blog como para una página de aterrizaje dedicada en exclusiva a tu ebook:

Escribe frases llamativas y motivantes para que los lectores se interesen en visitarte.

Arriésgate proponiendo cosas interesantes, retos para las personas, preguntas y comentarios que se salgan de lo habitual o que traduzcan los intereses de tus lectores. Ten mucho cuidado de no pasar a la mentira y a promesas que no podrás cumplir. Decir cosas cómo “el libro que cambiará tu vida” es irresponsable porque no puedes garantizar nada parecido.

Ubica estratégicamente el botón de compras. Debes ponerlo en varios sitios de tu página de modo que siempre esté al alcance directo de los lectores.

Ofrece información de lo que vendes. A diferencia de un libro en papel, no puedes tomar un ebook y dar un recorrido rápido para observar sus páginas. Esto hace que debas escribir en pocas palabras una sinopsis interesante y reluciente de lo que van a encontrar tus compradores en el ebook. Se creativo y usa un lenguaje acorde con tú público objetivo. Puedes usar videos, audios, flyers y cualquier estrategia que te ayude a transmitir con fuerza el mensaje en pocos segundos.

Agrega comentarios. Las palabras de personas que ya han leído tu libro son un gancho de ventas porque muestran que no eres solo tú quién habla bien del ebook, sino que personas ajenas semejantes a quien está pensando en hacer la compra han obtenido los beneficios esperados por el libro.

Aliméntate de la competencia. Visita páginas de aterrizaje y blogs que tengan objetivos similares a los tuyos y estudia la manera en que han arreglado su espacio virtual en función de la venta de un ebook. Eso te dará ideas de lo usual y de lo que puedes hacer y mejorar en tu estrategia.

  • Programa De Afiliados

Los afiliados son personas interesadas en recomendar tu ebook a otros a cambio de un porcentaje de las utilidades. Es una de las mejores vías para aumentar tus ventas. Cuando alguien se inscribe como afiliado, recibe un enlace a través del cual puedes saber con certeza si un comprador llego a tu página por su recomendación. Dado que los costos de producción de libros digitales son mucho menores que los libros físicos, las comisiones suelen ser más altas, rondando entre el 35% y el 50%. Las mismas empresas que te prestan el servicio de distribución se encargan de configurar el programa de afiliados.

Para mejorar las posibilidades comerciales, diseña materiales publicitarios profesionales que tengan mayor impacto y mantén contacto con estas personas, sin saturarlos con mensajes. Incluso puedes hacer sorteos, promociones y eventos para motivarlos.

Los pagos a tus afiliados puedes hacerse mensualmente a través de paypal, de manera que no te exigirán mayor tiempo.

Lee nuestra guía de como promocionar un libro

9.- Otras Ideas Para Promocionar Tu eBook

Adicionalmente a las pautas que ya te he comentado, hay unas recomendaciones extra que te pueden ser útiles en tu campaña de mercadeo:

Haz un prelanzamiento: puedes hacer una campaña de expectativa, incluso mostrando en las redes sociales el proceso de elaboración del libro en tiempo real. En el prelanzamiento puedes regalar a tus afiliados y seguidores una parte o la totalidad del libro por tiempo limitado.

Invita a escribir en tu blog. Puedes acudir a los blogueros que trabajan en el mismo tema a que escriban o hagan comentarios sobre tu libro, lo que apoyará la promoción y reconocimiento de tu ebook.

Haz campañas promocionales. Luego del primer mes del lanzamiento, genera promociones como sorteos, hacer descuentos o permitir la descarga gratuita por pocos días. Todas esas estrategias ayudan a aumentar las ventas.

Hasta aquí hemos cruzado por el emocionante camino de escribir un ebook en autoedición. Hemos dado muchos detalles para evitarte al máximo contratiempos. Sin embargo, solo en la escritura de tu libro tendrás plena conciencia de toda esta información. Relee este artículo mientras trabajas en tu libro, de manera que te sirva como guía. Ahora es tiempo de escribir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 Consejos Para Crear Y Vender Tus Cursos Online

40 Ideas De Negocios Rentables Por Internet Para Este 2017