20 Habilidades De Una Persona Para Tener Éxito En El Trabajo Y En Los Negocios

Cualquier actividad profesional requiere la participación mancomunada de diferentes tipos de habilidades. Requieres conocimientos y experiencia para ascender laboralmente y lograr tus objetivos en los negocios; pero eso no es suficiente. El mundo laboral y cualquier contexto humano exige buenas relaciones interpersonales: entenderse, oír, comunicarse adecuadamente, saber presentar y exponer los puntos de vista, convencer, vender, construir y muchas otras cosas que sólo se logran si tienes las habilidades personales necesarias.

Vamos a hacer una lista de las principales habilidades personales que requiere el mundo profesional y empresarial. Mientras lees el artículo, autoevalúa en qué medida tienes esas habilidades y cuáles debes fortalecer.

1.- Capacidad De Relacionarse Con Los Demás

En el mundo no trabajamos solos; actuamos en equipos multidisciplinarios que comparten objetivos comunes, por lo que es indispensable que puedas convivir armónicamente en los espacios de trabajo. El tener las habilidades sociales básicas para cosas como saludar, responder, compartir y disfrutar de la compañía de las personas es una habilidad personal básica.

2.- Habilidades Comunicativas Desarrolladas

Las habilidades orales y escritas te permiten expresar lo que piensas y entender lo que otros quieren transmitir. Dada la complejidad del lenguaje y las múltiples posibles interpretaciones que tiene una misma palabra dependiendo del contexto en el que se produce, de la entonación y la intencionalidad (por ejemplo, el doble sentido y el sarcasmo), debes ser experto en comprender lo que los otros están diciendo y lo que quieren decir. También es importante que puedas producir un discurso organizado, coherente y con sentido. La dicción es otro elemento que no debes olvidar, pues cuando las personas tienen deficiencias en su pronunciación se puede desviar la atención de quienes escuchan y perder credibilidad.

3.- La Paciencia

La impaciencia genera dificultades interpersonales, presión, estrés, pérdida del control, desviación de los objetivos grupales y personales y baja productividad. La paciencia como la capacidad de mantener el control frente a situaciones de conflicto o en las que las cosas no van como uno quiere, sin estresarse ni alterar el orden, requiere autodominio y una comprensión que vaya más allá de los hechos. Sin duda es una condición indispensable para un líder, puesto que los problemas son el diario vivir en los ambientes profesionales.

4.- Confianza En Los Demás

Si eres de los que cree que solo tú tienes razón y que el resto de la gente no hace bien las cosas, tendrás serios inconvenientes en el trabajo, y en la vida. Para que un equipo de trabajo funcione convenientemente todos deben creer que son capaces de hacer el trabajo bien. Si no confías en tu equipo las consecuencias se verán en los resultados y en tu desarrollo profesional.

Claro que en las empresas se encuentran empleados que no cumplen eficientemente con su misión, pero justamente allí debes poner en funcionamiento tus habilidades personales para solucionar los conflictos.

5.- Empatía

La empatía es la capacidad de percibir lo que están sintiendo las personas con las que nos comunicamos o, en términos menos técnicos, el poder ponerse en los zapatos del otro. Esta habilidad personal nos permite establecer vínculos afectivos con los demás, tener información sobre las motivaciones que hacen que las personas se comporten de una u otra manera y, basados en ese conocimiento, predecir las posibles respuestas de nuestro interlocutor. ¿Te imaginas a un buen empresario o profesional que no esté en capacidad de ponerse en el lugar de otro? No debería pasar, pero muchos profesionales son poco empáticos, lo que acaba con cualquier posibilidad de comunicación efectiva.

6.- Escucha Activa

La escucha activa implica dar toda nuestra atención a quien está hablando, sin interrumpirlo y sin reaccionar antes de intentar comprender lo que está diciendo. Esta es una de las fallas más frecuentes en la comunicación humana: mientras alguien habla cada vez que dice algo que medianamente conocemos salta nuestra opinión y nuestros prejuicios, ¡nuestra voz interior parece no callarse nunca! Pero para comunicarnos, tenemos que lograr silenciar nuestra mente y abrir nuestra capacidad de comprensión para entender el punto de vista de los demás. Esta habilidad personal es clave y diferencia a quienes son comunicadores eficientes y a quienes no.

7.- Interés Genuino Por Los Otros

Por buen actor que seas, es fácil saber cuándo estás realmente interesado en lo que otra persona dice. Las ideas no vienen únicamente de tu cabeza, sino especialmente de cómo te alimentas con las opiniones de los demás, por lo que es necesario que prestes genuina atención a lo que deambula por el mundo y, especialmente, a las personas cercanas a ti, para ampliar tus horizontes, comprender diferentes puntos de vista y establecer una buena relación con los otros. Una buena relación parte del respeto y del interés.

8.- Flexibilidad

La buena comunicación no se basa en reglas fijas. No es igual comunicarse con un cliente enojado que con un cliente satisfecho, al igual que no es lo mismo tratar de convencer a un panel de expertos que a personas que quieren introducirse en un campo laboral. En cada situación comunicativa requieres leer el contexto y sus condiciones para poder adaptarte de manera flexible, en función de los objetivos comunicativos.

9.- Buen Juicio

El buen juicio no es un don heredado. En lo absoluto. Es un aprendizaje producto de la acumulación sistemática y analítica de la experiencia en campos profesionales específicos, de la observación y de la escucha activa. Te permite hacer análisis pertinentes de las situaciones para extraer conclusiones válidas y tomar decisiones apropiadas.

10.- Capacidad De Persuadir A Otros

Esta habilidad personal está íntimamente ligada a la empatía y a la escucha activa. Para convencer a otro debes hacerle sentir que le importas, que le escuchas y que comprendes sus necesidades al punto que puedes ofrecerle lo que necesita. Además, requieres de fuertes habilidades de comunicación verbal y no verbal.

11.- Habilidades De Negociación

Las habilidades personales que estamos mencionado están sólidamente vinculadas. Para cualquier persona, en el ámbito personal y profesional, saber identificar las posibilidades, las motivaciones, la flexibilidad, la paciencia, la capacidad de escucha y la racionalidad de la persona con la que interactúa son habilidades necesarias para comunicar una idea efectivamente, defenderla y llegar a acuerdos.

12.- Mantener la mente abierta

Una de las grandes diferencias entre las personas de inteligencia superior y el resto de los mortales es justamente su capacidad para ver los hechos desde diferentes puntos de vista. Al hacerlo, logras ampliar tu perspectiva del mundo al punto que entiendes lo que dicen los demás, por qué lo hacen y por qué sus posiciones son dignas de respeto. Recuerda que como dijo Carl Sagan hace ya varias décadas, no hay un único universo, sino multiversos. Luego, no hay una única mirada válida para entender y actuar en el mundo.

13.- Sentido Del Humor

La tensión y el conflicto aparecen constantemente en la interacción humana. De la manera en que la gente ponga en uso sus estrategias de afrontamiento dependerán las consecuencias en el ambiente laboral. No olvides que nada es tan importante como tu felicidad y tranquilidad, de manera que ¿por qué no reírse de la vida?

14.- Conoce A Tu Público

El tacto y el respeto hacen la diferencia en la percepción que tienen los demás sobre ti. Estas dos cosas se logran cuando has dedicado tiempo a saber con quién estás hablando, qué le molesta, qué le gusta, cuáles son los temas que le incomodan, qué le está generando sensibilidad y en general todas las cosas que puedas saber sobre sus gustos, preferencias y personalidad. Cuando obras con cautela, que es muy diferente a cambiar de acuerdo con la conveniencia de cada momento, respetas a las personas y ellas te respetan.

15.- Honestidad

El diccionario de la Real Academia Española define honestidad como obrar con decencia, decoro, recato, razón, justicia y rectitud. Allí está muy claro qué es lo que esperan los otros de ti para poder confiarte cualquier tarea. Si no eres honesto, a corto plazo puedes obtener algunos triunfos, pero en cuanto te reconozcan como deshonesto nadie, excepto otro tramposo, querrá hacer tratos contigo.

16.- Conciencia Del Lenguaje No Verbal

De acuerdo con los expertos en el tema, el lenguaje corporal o no verbal representa el 93% de una comunicación entre dos personas. ¿Te sorprende? Más sorprendente es el hecho de que la mayoría de nosotros no somos conscientes de cómo comunicamos con el cuerpo: los gestos, los movimientos, la posición del cuerpo y la espalda, el movimiento de las manos y el contacto visual, principalmente.

En ocasiones decimos algo con palabras mientras con los gestos estamos diciendo algo muy diferente. Por ejemplo, a mí me ocurre que soy muy expresivo y con mi cara digo de inmediato lo que estoy pensando. Desde mi perspectiva esto no está mal porque intento ser honesto y la gente lo percibe y valora. Lo importante es que seamos conscientes de ese lenguaje corporal para que haya consistencia entre la comunicación verbal y la no verbal.

17.- Resolución De Problemas

La vida misma puede verse como un espacio de solución de problemas: partimos de un conflicto o situación no resuelta, inspeccionamos y tomamos decisiones sobre la alternativa que emplearemos para solucionarlo, la ejecutamos y la evaluamos para saber qué tan lejos seguimos de nuestro objetivo, para luego volver a empezar el ciclo de solución de problemas. Para introducirte efectivamente en este engranaje, que nunca para, debes ser proactivo para asumir el control de la situación y tomar decisiones pertinentes, de las que de antemano ya tienes claro cuáles son las posibles consecuencias y las medidas que en conjunto con tus compañeros podrás implementar para hacerles frente. Con seguridad esta habilidad personal te hará sobresalir.

18.- Habilidades De Liderazgo

Ser líder no es decirle a los demás lo que tiene que hacer. Se trata de utilizar todas tus habilidades personales para motivar, orientar, apoyar y fortalecer al grupo para que cumpla con las expectativas o las superé. Se trata de conocer a las personas y encaminarlas para que funcionen como un grupo y se superen. Estas habilidades son necesarias en todos los campos laborales y personales, no sólo en la administración o en la gestión.

19.- Buenos Modales

No podemos dejar de hablar del buen comportamiento y trato de los demás como factor básico en las habilidades personales y en la interacción social. A veces nos cargamos de problemas y lo reflejamos en nuestra conducta con otras personas. Esto es inadmisible, porque el autocontrol depende de uno mismo y no de los demás. Saludar, despedirse y ser cortés son comportamientos rutinarios que mejoran el clima laboral.

20.- Capacidad De Motivar Y Apoyar A Otros

No necesitas ser un directivo para ser un líder motivador. En otras palabras, todos podemos ser líderes desde el cargo que ocupamos. Actitudes y conductas tales como la solidaridad, el optimismo, la buena disposición, el compañerismo y el entusiasmo hacen que la gente se fortalezca y esté más dispuesta a comunicarse, a compartir y a trabajar por intereses comunes. Ese clima genera sensaciones y percepciones positivas que contribuyen directamente al mejoramiento de los procesos personales y profesionales.

Después de esta descripción de habilidades personales espero que te hayan quedado tareas para el mejoramiento personal. Esta es una lista limitada, pero hay otras habilidades que se nos han quedado por fuera. Bien puedes aportar tus comentarios para completar este post.

Recursos para Tener Éxito en tu Negocio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 Formas De Ganar Dinero Vendiendo Fotos

Cómo Escribir Y Publicar Un Ebook Para Venderlo Por Un Ingreso Extra