Libertad Financiera: 5 Sencillos Pasos Salir De Tus Deudas, Crear Un Plan Financiero Para El Futuro Y Recuperar El Control De Tus Finanzas

Lo sabemos: Gastas más de lo que ganas. Cuál es la solución: simple lógica básica… gastar menos de lo que se recibe y ahorrar capital para invertir posteriormente.

Si fuera así de fácil el mundo sería otro, pero si bien la fórmula es elemental, y fácil de decir, su aplicación en la vida personal no es tan sencilla porque culturalmente no se nos ha enseñado a planear y organizar adecuadamente el uso del dinero. Sin embargo, aquí tienes una propuesta que si la aceptas te puede ayudar enormemente.

Antes de iniciar, debo pedir varias cosas de ti. Para emprender este proyecto necesitarás:

  1. Ser consciente de tu problema. Aunque no se trata de un grupo de AA, al igual que en estos grupos de ayuda necesitas tener claro que tienes un problema para comenzar a solucionarlo.
  2. Estar dispuesto a cambiar hábitos. Para lograr el control financiero necesitas modificar aquellas pautas de conducta que te alejan del control económico. No estoy insinuando que debas ser tacaño, para nada. Lo que debes hacer es aprender a vivir aprovechando y disfrutando tus recursos.
  3. Monitorear el uso que haces de tu dinero y mantener una actitud favorable al cambio hasta que veas los resultados. Luego este monitoreo deberá hacer parte de tu vida.

 

Si cuento contigo, vamos a revisar los cinco pasos que seguirás para librarte de las deudas.

1.- Necesitas un presupuesto mensual escrito

¿Sabes en qué gastas tu dinero? A veces nos llega el sueldo o un pago que esperábamos con ansias, más si se ha retrasado. Y en la mente contamos con una buena suma para hacer maravillas, comprar una cosa y hacer otra.

Llega el dinero y, aunque sabías que ya habías acumulado deudas y que te alcanzaba para cubrirlas, no tenías claros los números totales en la cabeza. El resultado es que el dinero se va tan pronto como llega y ni cubres tus deudas, ni compras lo que querías y vuelves a quedar con los bolsillos vacías.

Todo esto se debe a que no has hecho un plan financiero formal, completo y escrito que puedas consultar para manejar tus finanzas.

Si quieres salir de los líos financieros ese plan será indispensable. Al hacerlo ten en cuenta:

Crea categorías de importancia

Revisa los gastos de los últimos seis meses y divídelos en tres categorías:

  • Lo necesario
  • Lo que quiero
  • Lo que me gusta

Luego, haz una lista de todos tus gastos, sin olvidar nada (arriendo, alimentación, transporte, ropa, servicios públicos, entretenimiento y todos los demás). Hecho esto, pon cada elemento de la lista en una de las tres categorías.

Pon en un hoja de cálculo tus ingresos mensuales totales, menos las deducciones de ley y otro tipo de descuentos que se hagan sobre el dinero que recibes.

Acto seguido, en el orden de las categorías (Lo necesario primero, luego lo que quieres y lo que te gusta) decide hasta dónde puedes cubrir los gastos y haz un corte en ese punto. Mientras más estricto seas más pronto saldrás de tus problemas económicos.

Define el destino para cada peso

A partir de la lista que creaste cada peso que te llegue ya tiene un destino. No tendrás que preocuparte por pensar en qué usar el dinero o por saber si te alcanzará para comprar algo que querías. Simplemente ya todo estará decidido y sabes con cuánto dinero libre cuentas para gastos varios. No te puedes salir de ese plan. Esto es lo más determinante en el éxito de este proyecto.

Trabaja en equipo

Todos los miembros de tu grupo familia deben participar de manera activa en el plan. Esto implica dos cosas. Por un lado, tendrán voz y voto en las decisiones sobre cómo usar el dinero. De otro modo, también tendrás que ajustarse a los nuevos hábitos de consumo y tendrán que hacer restricciones, algunos sacrificios y elegir con ponderación qué pueden recibir del dinero familiar mensual.

Ajuste

Ningún plan sale exactamente como lo planeas. Más aún cuando es la primera vez que lo haces. El primer mes encontrarás mayores dificultades y verás que algunas cosas requerían más dinero mientras que otras que creías importantes (los lujos) se pueden obviar.

Puede que haya diferencias interpersonales entre los miembros de la familia porque ya no pueden derrochar de la misma manera.

En todos los casos será necesario oír al otro, negociar y llegar a acuerdos conjuntos, recordando que para lograr el proyecto común no se trata de ganarle la discusión al otro sino de estar dispuesto a ceder en beneficio de todos y, especialmente, pensando en el bienestar a largo plazo.

Lee nuestro artículo sobre Como Ahorrar Dinero: 75 Tips Increíbles Para Que Empieces

Seguridad

Para que un plan funcione necesitas cubrir los imprevistos.

Los imprevistos son permanentes. Luego, necesitas un fondo para cubrirlos.

Evalúa tus ingresos y decide cuánto dinero puedes destinar para un fondo de emergencias. La idea es que rápidamente tengas el equivalente a 100 dólares, a salvo de cualquier tentación, preferiblemente en una cuenta a la que no tienes fácil acceso.

Ese dinero solo debe ser usado en una emergencia real. Su función es la de evitar que los contratiempos imprevistos afecten tu plan financiero.

2.- Paga por tu futuro

Las personas frecuentemente se ponen en la disyuntiva de hacer lo importante o lo urgente. Lo que debes decidir es salir de esa falsa dicotomía.

La tercera opción es hacer las dos cosas de manera simultánea, de manera que solucionas lo que es urgente y vas abriendo el paso para lo que es importante. De otra manera nunca saldrás del embrollo.

En ese orden de ideas, mientras vas saneando tus finanzas es indispensable que destines un porcentaje de tus ingresos a la inversión en ti mismo, en tu futuro.

¿No te molesta que todo tu salario se vaya en arriendo, servicios y  pagos para otros y poco o nada para ti? Pues para que eso no siga ocurriendo toda la vida necesitas invertir dinero y comenzar a obtener dividendos.

Darle la vuelta a la torta para ser tú quien se beneficia del manejo del dinero.

Para ser inversionista ya no necesitas ni conocimientos expertos ni una gran cantidad de dinero.

Existen aplicaciones como Betterment, un programa de inversión en línea con robots que te ayudan a tomar la mejor decisión entre 12 posibles áreas de inversión (entre las que están fondo de retiro, fondo de emergencias y fondo de vivienda), distribuyendo tu dinero para que de la máxima rentabilidad. Por favor, no pongas todos los huevos en la misma cesta.

Es importante que inviertas el dinero o lo pongas a producir de manera que no esté a tu alcance, en peligro de extinguirse como los tigres de Java y Sumatra.

Si desde antes de recibir tu dinero ya está definido ese porcentaje (los estudiosos del tema dicen que lo ideal es ahorrar el 20% de los ingresos, sin importar si recibes 100 pesos o 10 millones), no lo echarás de menos.

No importa la cantidad, así sea mínima, empieza hoy mismo a invertir en tu futuro.

3.- Libre de deudas

¿Recuerdas cómo se siente cuando no tienes deudas encima de tu cabeza? Date la posibilidad de estar libre y dejar de trabajar y trabajar para pagarle intereses a bancos u otras personas. ¡Que el dinero que ganas sea tuyo y no se vaya a las manos de otros!

Las deudas causan malestar, depresión, ansiedad, insatisfacción y problemas de salud. Una muy buena decisión para tu salud es la de quedar libre de toda deuda.

Lee nuestro artículo sobre los 5 Consejos para salir de deudas con un presupuesto limitado

4.- Minimizar

El empuje de los medios de comunicación hacia el consumismo nos lleva a situaciones en las que tenemos muchas cosas que no necesitamos y más deudas de las que cualquiera desearía.

Si te fijas, el bombardeo permanente de publicidad sobre el último modelo de automóvil, la última generación extrasupermegainteligente de teléfonos móviles (si juzgamos por los teléfonos móviles, la inteligencia tiene una correlación negativa con las expectativas de vida: cada vez sacan al mercado teléfonos más inteligentes y cada vez se dañan más rápido) y cuantas cosas quieren vendernos.

La creación de necesidades que no tenemos ha llevado a absurdos globales como la obsolescencia programada. ¿Qué sentido tiene que en un mundo con recursos limitados, que tiene serios problemas de sostenibilidad a corto plazo, las grandes empresas diseñen intencionalmente sus productos para que se dañen en poco tiempo?

Justamente es de ese círculo vicioso del que debes salir para manejar con prudencia tus finanzas. No necesitas llenar tu espacio de las cosas costosas para ser feliz.

Que lo que posees tenga un propósito o te suministre felicidad real.

Revisa lo que tienes alrededor y decide qué realmente te es útil; sal de todas las cosas superfluas. Verás que hay una buena cantidad de cosas insignificantes de las que puedes prescindir. Puedes venderlas y usar el dinero para bajar tu deuda: no para comprar nuevas cosas.

Minimizar significa, en este contexto, vivir con lo necesario. Si quieres salir de las deudas no hay otra forma que hacer eficiente el uso de tus recursos y minimizar los gastos. Es una medida temporal que bien usada te dará tranquilidad permanente.

Para complementar, haz actividades que te den dinero fácil y rápido (pero que sean lícitas…no me hago responsable si te metes en negocios turbios).

La meta en tu vida será liberarte de la esclavitud de las deudas, así que no debe importarte hacer trabajos adicionales con tal de conseguir la paz de la libertad financiera.

5.- Aportar

Para complementar, dona tu tiempo a causas benéficas.

Te preguntarás qué sentido tiene esto en relación con el propósito de liberarte de deudas.

Lo tiene por completo, si caes en cuenta de que para cambiar el comportamiento una muy buena estrategia es comparar otros mundos con el nuestro para ver el estado real en el que nos encontramos.

En internet o con amigos encontrarás muchas alternativas para dedicar tiempo a mejorar la vida de otros. Repartir alimentos, recoger ropa, asistir centros de personas de la tercera edad, ayudar a habitantes de calle, asistir a refugiados y muchas otras causas que necesitan manos de apoyo.

Cunando veas la situación en la que viven estas personas redimensionarás tus problemas:

  • La crisis humanitaria y las condiciones de vida de las personas desprotegidas te mostrarán que tus problemas financieros, por enormes que parezcan, tienen solución y no son comparables con las situaciones de vida de estas personas. El que puedas ayudarlas será una forma de saber que aún en una situación difícil sigues estando en condiciones de dar a otros. Si lo ves desde la perspectiva opuesta, también significa que tienes recursos que puedes aprovechar para mejorar tu propia vida.
  • Comprenderás que se puede vivir con mucho menos de lo que la sociedad de consumo indica como necesario. No necesitas rodearte de la artificialidad de los productos que anuncian en los medios de comunicación. Te hará resignificar el sentido de vivir cómodamente.
  • También encontrarás hermosas personas que siguen sonriendo en medio de la crisis personal y económica. Esa luz de felicidad te puede mostrar que es realmente lo importante.

No creas que este último numeral es accesorio. Será una oportunidad para aportar a otros, para mirar desde otro ángulo las dificultades económicas y te impulsará para que te decidas de una vez a emprender el camino de la libertad financiera.

Recursos Financieros 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este Profesor De Matemáticas Encontró Una Forma De Ganar $1 Millón USD Al Año. Aquí Está Como Le Hizo

Como Crear Contenidos Digitales Para Tu Pequeño Negocio