Ingresos Pasivos: 23 Ideas De Negocios Para Tu Futuro

Ganar dinero sin trabajar. ¿No es esa la meta de nuestras vidas? Es una cuestión biológica: buscar el mayor beneficio con el mínimo sacrificio.

Es algo que de seguro repetiré más adelante, pero hay un concepto que, por mucho que cueste creerlo, la mayoría de la gente ignora, y es que el tiempo es el activo más valioso que tenemos. Todo lo que compramos nos cuesta dinero. Pero ¿qué es el dinero? ¿Cuánto vale? La cantidad de dinero que gastamos en algo es la medida del tiempo que nos ha llevado juntar el valor de ese objeto.

Entonces ¿a dónde vamos con todo esto? A que, si quieres aumentar tus ingresos, no debes economizar dinero, sino tiempo. Y de eso se trata el ingreso pasivo: hacer dinero mientras no dejas de hacer tus tareas cotidianas. Un ingreso pasivo te permite incrementar tus ganancias mientras cumples tu horario de trabajo habitual, mientras haces las tareas de la casa e ¡incluso mientras duermes! Podrás ahorrar dinero para tu retiro, cambiar el auto o lo que sea.

Así que, sin más preámbulos, te dejo una lista con ideas para iniciar un ingreso pasivo. Elige la que más te guste y empieza a apilar esos billetes.

1.  Plataformas de  préstamos peer 2 peer

Este concepto lleva algunos años en práctica y ha ascendido rápidamente como una de las mejores y más seguras inversiones.

Peer 2 peer significa “persona a persona”. Simplemente se trata de una comunidad de usuarios que desean invertir sus ahorros con un buen retorno y otros que requieren un préstamo y no desean someterse a las condiciones… rigurosas… de los bancos convencionales.

Es una opción excelente para ambas partes. En casos  como  www.prestadero.com -una opción exclusiva para México-, los intereses van desde el 8%, con lo que puedes sacar casi 10 veces más de lo que podrías obtener con inversiones tradicionales (plazo fijo, interés compuesto, etc.).

Estas plataformas se basan en la reputación crediticia de los clientes y les asigna intereses de acuerdo a ese criterio. Mientras mejor sea la reputación, menor el interés.

Es una excelente inversión, con riesgo escaso y muy buenos dividendos.

2. Imparte cursos online

Hay algo para lo que todos somos expertos, y créeme, puedes dar un curso sobre LO QUE SEA. Si te gustan los deportes, si eres coleccionista de figuras de acción, si eres pintor o escritor, lo que sea. Sólo tienes que conocer tu oficio y empezar a preparar un itinerario de clase. Es sencillo: sólo busca algunos cursos gratuitos por la internet, piensa en cómo fue cuando estudiaste, en qué es lo que más te costó aprender cuando aprendías lo que hacías, y cómo fue tu propio proceso de aprendizaje. Verás que una vez que te sientes a diagramar tus clases, toda la tarea fluirá por sí sola. La mayoría de nosotros tenemos un profesorcito oculto en nuestro interior.

Lo mejor es que tengas diferentes métodos para cubrir todas las necesidades de los alumnos. Deberías incluir manuales de texto, clases en audio para los que quieran escuchar mientras viajan o conducen, clases en video, explicaciones complementarias, enlaces con referencias, etc. Lo ideal es que el paquete que ofrezcas requiera en la menor medida posible  de consultas particulares.

Una vez que hayas elegido la manera en que darás tus cursos, podrás elegir de entre las muchas opciones que hay para distribuirlo. Puedes venderlo a través de páginas de ventas online, como Amazon.com o Mercadolibre.com. También hay plataformas donde puedes subir directamente tu curso, ofreciendo una excelente interfaz cómoda e intuitiva, como lo es Eadbox.com.

Una vez que tengas todo hecho, será cuestión de vender tu curso y hacer dinero mientras duermes.

3.  Escribir un ebook

No te voy a mentir: es un trabajo pesado el que tienes por delante. No es tan fácil como sentarse a escribir. Pero vamos, si ya te consideras escritor, y has trabajado en este campo, no te costará nada. La consigna en este caso es simple: escribe algo que la gente quiera leer. Sí, sé que suena algo obvio, pero hay una diferencia entre intentar que a los lectores les guste lo que escribes, y escribir algo que les guste a los lectores.

Lo mejor en esta situación es hacer algo para el pueblo llano. Perder peso; ganar dinero en internet; aprender a escribir un ebook ─sí, un libro sobre cómo escribir un libro, ¿quién mejor que la voz de la experiencia?─, cualquier cosa que todo el mundo desearía hacer. Todos somos buenos en algo, así que piensa en qué eres bueno y haz un ebook sobre eso.

Lo mejor de esta opción es que, una vez que el trabajo duro esté hecho, es cuestión de sentarse a recoger las ganancias. No requiere gastos de imprenta, no necesitas gastar suelas buscando una editorial, nada. Aprovecha las muchas plataformas como Amazon.com para vender tu libro o véndelo desde tu propia web, mediante las muchas herramientas de online marketing que existen. Puedes aplicar un programa de referidos para que otra gente promocione tu libro a cambio de un pequeño beneficio, etc. El

El cielo es el límite, en tanto que casi no requiere una inversión de capital, sino sólo algo de tu tiempo y mucho esfuerzo.

Lee 5 formas realistas de ganar dinero escribiendo

Lee como hacer un ebook en formato PDF

4.  Vende tus productos en internet

Puede ser cualquier cosa. Productos artesanales, softwares, DVD’s, incluso videoguías. Idealmente debe ser algo de lo que ya tengas conocimiento, que sepas cuánto tiempo te lleva para poder administrarlo bien.

Este apartado cae más bien dentro de la categoría de semi-pasivo. Sin embargo, el potencial es muy alto. Desde páginas de venta online como Amazon, Mercadolibre y la cada vez más creciente plataforma de ventas de Facebook, hasta servidores donde puedes crear tu propia tienda online como lo es Shopify. Además, muy a tono con las posibilidades de los ebook, puedes también crear programas de referidos para poner tus productos a la venta en páginas de otros propietarios.

Lo mejor de esta alternativa es que ofrece grandes posibilidades de crecimiento, pudiendo llegar a superar tu ingreso principal. No serías el primero que acaba dejando su trabajo para dedicarse a tiempo completo al prolífico campo de los negocios online.

Lee nuestra guía para vender por Internet

Lee las 15 formas de promocionar o vender tu producto por Internet

5. Crea un sitio web para vender un producto

Aquí no tienes que preocuparte por la elaboración del producto ─¡mejor aún!─, sólo la venta y distribución.

Lo importante es encontrar a alguien que tenga un producto valioso y con buen potencial de venta. Si tienes buen ojo, y el creador no tiene canales de venta eficientes ─o no tiene ninguno─, puedes ofrecerte a hacer todo el trabajo difícil. Porque no siempre el que tiene una buena idea para un producto, sabe la mejor forma de venderlo.

Así que busca algún talento desperdiciado y vende sus productos. Es una tarea sencilla y puedes generar un buen ingreso en concepto de comisiones si sabes publicitar el producto.

Y lo mejor será si consigues que a la distribución la haga el creador del producto. No tendrás que ensuciarte las manos para nada.

Más pronto que tarde, si tienes éxito, verás cómo puedes ir añadiendo productos afines para incrementar tu ingreso prácticamente sin moverte.

Lee nuestra guía de como crear un blog

6.  Compra un blog

Día a día miles de blogs son abandonados en diferentes estados de gestión. Muchos de estos blogs tienen buenos niveles de tráfico e incluso suelen hasta estar monetizados.

Si encuentras alguno inactivo y ves que tiene un buen nivel de tráfico, o un potencial desperdiciado, puedes adquirirlo y continuar desde donde se lo había dejado.

Puedes encontrar muy buenas oportunidades, especialmente si el propietario está ansioso por vender. Lo que debes calcular a la hora de hacer tu inversión es el ingreso mensual del blog. Normalmente se paga 24 veces el ingreso mensual, es decir, dos años. Lo cual significa que en 24 meses recuperarás tu inversión.

Eso sí, si sabes analizar las tendencias, el tráfico y el potencial de las temáticas del blog, lo más probable sería que, poniéndole algo de empeño, superes el ingreso mensual que la página ya tenía, con lo que recuperarás tu inversión aún más rápido y, si lo deseas, puedes venderlo más adelante a un valor mucho más alto del que pagaste.

7.  Fondos índice de inversión

Los fondos índice son fondos de renta fija o variable que se basan en un índice para automatizar las decisiones. Existen diversos índices, como el Eurostoxx o el IBEX 35. Estos índices registran los comportamientos a mediano o largo plazo de los fondos listados y proveen al usuario de valores algorítmicos que permiten una administración pasiva de esas inversiones.

Para este caso, hay algunos brokers online que facilitan la tarea enormemente, como es el caso de KuspitPunto Trader y AcciTrade 3.0.

Este es uno de los métodos más tradicionales para crear ingreso pasivo, ya que tiene pocos gastos de gestión y es muy seguro. Sin embargo, las ganancias no son muy altas, así que tienes que tener una buena inversión y diversificación para sacar un rédito aceptable.

Lee nuestra guía de como invertir tu dinero

8.  Genera dinero con fotografías

Esta es probablemente una de las maneras más pasivas de generar ingresos. Si te gusta tomar fotos, y tienes un buen manejo de la cámara, puedes hacer de tu hobby un negocio. Hay plataformas como Shutterstock.com y iStockphotos.com que te permiten vender tus imágenes a sitios web, empresas y demás. Lo mejor es que una imagen, si es buena, te puede generar ingresos durante mucho tiempo.

Simplemente tienes que subir la imagen a una de las plataformas mencionadas, y esperar a que alguien haga una oferta. Si la fotografía es buena, no tardarás mucho tiempo en recibir una oferta, que será la primera de muchas. Después, mientras más fotos tengas, más dinero ingresará a tu haber. Rápido y fácil.

9. Invertir en inmuebles

Esta es otra de las alternativas más tradicionales. Aunque no es tan pasivo como cabría pensar. Hay muchos detalles de los que hay que hacerse cargo cuando se alquila un inmueble.

Por eso existe la opción de contratar gestores que se ocupen de las tareas administrativas por nosotros, por lo general a cambio de un cierto porcentaje de las rentas. Es una manera muy buena de convertir un ingreso pasivo de alto valor en algo que no te genere dolores de cabeza, aunque, por supuesto, disminuirá el flujo de efectivo.

Por otro lado, no todas las inversiones en inmuebles son buenas. Tienes que analizar en detalle la inversión que vas a hacer, tener en cuenta el beneficio, lo que pueda tomarte recuperar la inversión y toda una serie de detalles que te asegurarán que tu inversión sea productiva.

No obstante, los inmuebles tienen muchas ventajas: por un lado, si has sacado un préstamo para la adquisición, en cuanto el lugar esté habitado, serán tus inquilinos los que paguen el crédito. Y lo mejor es que, una vez saldada la deuda, tu ingreso crecerá dramáticamente. Por otro lado, no necesitas una gran cantidad de propiedades para asegurarte un ingreso pasivo lo suficientemente abultado para ganarte un cómodo retiro.

Lee nuestra guía de como rentar tu casa

10.  Subir videos a YouTube

Sí, este es uno de los sectores que más está creciendo en estos tiempos. Puedes crear videos sobre cualquier tópico que conozcas: videotutoriales, música, entretenimiento, cine, gameplays, lo que sea. Es una actividad divertida, que además puede reportarte sendas ganancias. No es ningún secreto. Abundan los ejemplos de youtubers que se han vuelto famosos y se dan una buena vida con sus videos.

Sin embargo, tampoco tienes que buscar la fama eterna. Puedes hacer videos atractivos, útiles y que tengan suficientes vistas como para generar un ingreso adicional que valga la pena. Y sólo tendrás que monetizar tu pasatiempo. La magia de Google AdSense.

Lee nuestra guía de como ser youtuber

Lee nuestra guía de como ganar dinero con youtube

9.   Escribe un libro y cobra regalías

Si tienes un buen talento para la escritura, si tienes un tema que sabes que a la gente le gustará leer o si ya has experimentado con la opción 4 y te ha ido lo suficientemente bien para querer dar un paso más allá, entonces tienes que probar esto.

Escribir un libro, como ya dije antes, no es una tarea fácil. Pero es algo que no requiere inversión previa más que de tiempo, y que, para quien lo disfruta, no es trabajo pesado. Además, no se requieren grandes conocimientos para escribir, siempre dependiendo del tema al que quieras abocarte, claro está.

Aquí vamos por el camino tradicional: escribes un buen libro que guste a la gente y lo llevas a un editor que lo publique y distribuya. Tú cobrarás las regalías durante mucho tiempo por un solo libro, mientras es el editor quien se ensucia las manos.

Aunque no lo creas, mucha gente vive de la escritura o lo utiliza como ingreso complementario. No es difícil, si observas las tendencias y temáticas que más se venden y buscas tu nicho en esas áreas.

Lee los 8 sencillos pasos para empezar a escribir tu libro

11. Invierte en REIT

Del inglés, Real Estate Investment Trust (Socimi en España), es la verdadera alternativa pasiva para la inversión en inmuebles.

Aquí, en lugar de buscar por nuestra cuenta, acudiremos a un fondo común de inversión para proyectos inmobiliarios. Se trata de entidades que por lo general cotizan en bolsa, y cuyo objetivo es permitir el acceso de los grandes proyectos inmobiliarios, a inversores más pequeños. Su origen está en Estados Unidos, aunque en los últimos tiempos ha tenido un crecimiento importante en países como México y España.

Lo bueno de estos fondos es que sólo tienes que elegir uno y poner tu inversión. La seguridad es muy alta, los beneficios son muy buenos y tiene mucha más liquidez que la inversión en inmuebles tradicional. Puedes vender tu fondo cuando lo desees y su valor suele aumentar mucho en poco tiempo.

Lo mejor de todo es que los fondos son manejados por profesionales que se encargan de toda la gestión por ti, así que no tienes que hacer más que poner tu inversión y ver cómo crece.

12. Conviértete en un socio silencioso

Si sabes de algún negocio rentable y con potencial, que ya esté ganando dinero y que requiera capital para expañadirse, entonces puedes convertirte en un socio silencioso.

Esto significa que, en lugar de prestarle dinero al empresario, aportarás capital al negocio para participar de las ganancias del mismo. Tú recolectarás un buen ingreso pasivo mientras otro se encarga del trabajo duro. ¡Un gran trato!

13. Conviérte en referidor

He mencionado anteriormente los programas de referidos y los beneficios para promocionar productos y servicios. Bien, aquí invertimos las cosas. Lo que te propongo es convertirte en referidor. Se puede usar en una infinidad de modalidades.

En general lo más conveniente es referir productos y servicios que utilices. Puedes hacerlo en tu vida diaria, llegando a un acuerdo con aquellos proveedores que frecuentas para que te paguen una comisión por cada cliente que llega de tu parte. Es una excelente publicidad para el vendedor y un ingreso para ti que casi no requiere de ningún trabajo.

También puedes aprovechar los programas de referidos que son muy frecuentes en casi todos los productos y servicios que se venden por Internet. Son muchísimos y es probable que, si compras por Internet, sólo tengas que buscar entre los sitios que navegas habitualmente para encontrar algún programa de referidos al que te puedas adherir.

Es muy simple, no requiere de ninguna inversión, y básicamente ganas dinero por hablarle a la gente sobre las cosas que te gustan ¿Algo más?

14. Renta los cuartos que no uses a través de Airbnb

Este es un concepto relativamente nuevo, pero que ha crecido exponencialmente con gran rapidez. Se trata de una web que ofrece alojamientos en todo el mundo. Sin embargo en este caso, los alojamientos son espacios sin usar que personas como tú alquilan a viajeros de todas partes para ganar un dinero extra y dar una utilidad a un espacio que de cualquier manera estaba siendo desperdiciado.

Los riesgos son mínimos gracias a las diferentes medidas que la plataforma toma para asegurar tu experiencia. Lo que puedas obtener del alquiler dependerá del espacio, los servicios que ofrezcas, la calidad del alojamiento, la ubicación y todo lo que hace especiales a este tipo de servicios.

Si tu casa estás más cerca de áreas céntricas, lugares turísticos, etc., podrás cobrar alquileres mucho más altos, en tanto que de no ser así, podrás ubicarte dentro de las opciones económicas e igualmente generar un ingreso ─vamos, que no todos vivimos en una publicidad de automóvil.

15. Programa una aplicación

Todo el mundo tiene celulares, todos los usamos para lo que sea. Es una verdad indiscutible que, seas joven, anciano, adulto o niño, hay siempre una aplicación diseñada para cubrir justo aquello que estás necesitando. Más aún, no sólo hay aplicaciones increíbles que nos permiten organizar nuestras vidas con facilidad y resolver cualquier problema.

Hay millones de aplicaciones de todo tipo, de lo que sea, desde excelentes herramientas para llevar la contabilidad de tu negocio, hasta el clásico “aplasta-hormigas”.

¿Y por qué salen a cada minuto  cientos o miles de aplicaciones? ¡Porque es un gran negocio! Y no sólo eso, sino que cualquiera puede aprender a programar. Existen infinidad de cursos online para aprender a diseñar aplicaciones. Incluso un curso dictado por Google y avalado por una Universidad española, completamente gratuito.

Más allá de eso, hay infinidad de información, con fotos, vídeos e instrucciones escritas muy claras y útiles por todo el Internet, lo que te permitiría aprender enteramente por tu cuenta.

Así que, aunque no sepas nada, puedes ponerte ahora mismo y en cuestión de algunas semanas -siempre dependiendo del tiempo que tengas disponible para dedicarle al aprendizaje- y ya estarás listo para crear tu propia aplicación.

Quizás lo que más pueda asustarte aquí sea la enorme competencia que hay en el mercado. Hay millones de aplicaciones. ¿Cómo lograr que la gente descargue la tuya? Bueno, las aplicaciones son gratis para los usuarios, y tú obtienes dinero por cada descarga. Así que, si tienes una buena idea, sencilla y original, o que de alguna manera sea una versión más funcional de otras aplicaciones ya existentes, ¡ya la hiciste!

Al descargar gratis, a nadie le interesa tomarse unos minutos para probar algo que puede llegar a servirles para satisfacer una necesidad. Y si lo que creaste cumple lo prometido, tendrás en poco tiempo cientos, miles, ¡millones de descargas!

Cabe destacar por último que también puedes contratar a alguien para que construya la aplicación por ti. Esto sólo puede resultar productivo si tu concepto es complejo y elaborado. De otra manera puede ser demasiado caro.

17. Haz una guía online

Si hacer videos no es lo tuyo, si escribir no es tu fuerte o si te parece que no tienes lo que se necesita para dar un curso, entonces esta es tu alternativa. Crear guías es una tarea sencilla. Todos sabemos hacer algo, y si sabemos hacer algo, no es difícil explicarle a la gente paso a paso cómo es que también lo pueden hacer.

Una guía es una serie de instrucciones breves y claras ─idealmente acompañada con fotos ilustrativas─ que indican paso a paso cómo hacer algo. Crearla te llevará escaso tiempo, y deberás ofrecerla de forma gratuita a la gente. La ganancia está en la publicidad. Una vez que publicas tu guía, monetizas la página con todas las diferentes opciones que existen para ello: Google AdSense, programas de afiliados, guías más avanzadas o consultas online, productos relacionados, lo que sea. Todos buscan respuestas en internet, y si tú tienes lo que la gente busca, puedes sacar provecho de ese favor.

18. Terceriza algunas ─o todas─ de las tareas de tu negocio

El activo más valioso que posees es tu tiempo, ya lo dije antes y te advertí que lo repetiría. Eso es algo que siempre debes tener presente a la hora de hacer negocios. Así que invertir en tiempo es igual a ganancia.

Si tu negocio te está demandando demasiado tiempo, y si estás generando una ganancia que te deje un margen para subcontratar algunas de las tareas de tu negocio, puedes buscar entre las muchas alternativas que hay.

Lo mejor de esta era del internet, es que hoy en día existe un gran mercado de trabajo freelance. Este tipo de subcontrataciones es un negocio que se fundamenta en dos grandes pilares: emprendedores que necesitan ayuda con sus proyectos, y profesionales que necesitan un ingreso extra o bien desean sumar experiencia a sus currículums.

Hay diversas maneras de contratar freelancers, desde la clásica búsqueda en Google, pasando por plataformas como LinkedIn y páginas de trabajo freelance como workana.com y Freelancer.es, entre muchas otras.

Las tareas que tercerices deben ser específicas, como por ejemplo:

  • Encuadernación
  • Escritura
  • Redacción
  • Diseño web
  • ¡Y mucho más!

La gran ventaja del trabajo freelance es que sólo pagarás por la tarea que necesites en ese momento y luego sigues por tu cuenta, recolectando las ganancias.

Recuerda que hay una máxima fundamental que han seguido todos aquellos quienes han logrado crear un negocio exitoso: que el tiempo y el dinero que uses, no sean tuyos. Así que ¡ya estás a medio camino!

19. Crea una atractiva página y vende leads

No, no me refiero a las lucecitas tan utilizadas hoy en día. Me refiero a los datos de las personas que se suscriben a una página.

Así es: primero, debes crear una página llamativa y sencilla, con contenido de valor para cualquiera (tutoriales, guías, descripciones de productos, comparaciones, etc., etc., etc.). Luego, asegúrate de generar un buen tráfico. Finalmente, establece, un formulario de subscripción amigable y llamativo. Si lo hiciste bien, tendrás un rango conversiones entre aceptable y muy bueno, y aquí es donde viene lo que nos interesa.

Una vez que obtienes una buena lista de e-mails con todos los valiosos datos de las personas que se suscriben a tu página para obtener noticias sobre los interesantes contenidos que publicas, ¡puedes venderla a empresas para que hagan e-mail marketing!

Como bien se dice “el saber es poder”, y el saber los e-mails de muchas personas que podrían querer comprar los productos que otras personas desean vender, es un poder enorme. Créeme, con algo de negociación puedes hacer muy buen dinero de esta manera. Y lo mejor de todo es que, si llegas a cansarte de ello, puedes vender tu sitio por un gran valor si ya tienes una lista de e-mails abultada.

¡Dinero fácil!

20. Crea una página de reseñas de libros

La mecánica es simple: si te gusta leer, reseñas todos los libros que leas. Haz una buena crítica, que sea útil para que tus lectores puedan saber si comprar el libro o qué esperar de él, y trata de ser original, de ponerle tu toque a lo que escribes para generar empatía y fidelidad con tu público. Una vez que tienes eso ¡BOOM!, enlaces afiliados de Amazon.com.

Así es: mejor que escribir libros, mejor que redactar y publicar, es ganar dinero diciéndole a otros tu opinión. Sólo haces tu reseña, pones un enlace afiliado al final, y vendes.

Llegado el momento, ya ni siquiera tendrás que comprar libros para leer, sino que los mismos autores o sus editores te los enviarán para que hagas reseñas. Es una relación de beneficio mutuo.

21. Compra equipos de calidad y alquílalos

Estamos hablando aquí de cosas caras, que cualquiera quisiera tener para su profesión, pero que no puede permitirse. Sólo tienes que empezar con poco, y a medida que el negocio va creciendo, amplías tu stock.

Puedes ofrecer tus servicios a través de las muchas plataformas que hay destinadas a este negocio, o bien puedes crear tu propia web optimizada para que todos puedan adquirir fácilmente tus servicios.

Sólo tendrás que tomarte todas las precauciones posibles para asegurarte de que tus clientes sean cuidadosos con lo que les prestas.

22. Diseña un software

Si tienes alguna idea de programación, o si estás lo suficientemente interesado para ponerte ahora mismo a aprender, entonces esta es una excelente idea para ti. Y no me refiero aquí a nada complejo, ni siquiera muy original. Sólo tienes que crear algo que le facilite la vida a la gente.

Crea un programa para llevar las cuentas de un negocio, que registre el inventario y haga las cuentas de manera automática, que tenga una interfaz para empleados y otra para el propietario. O puedes crear un software de administración para cybercafés. Una herramienta para organizar las notas en colegios. En fin, la lista es infinita. Sólo busca una necesidad que pueda ser satisfecha con un programa sencillo y ponte a programar.

Recuerda que lo que hagas siempre debe ser sencillo, intuitivo y, a ser mejor, tener una interfaz llamativa. Luego sólo es cuestión de ofrecer tu software a los interesados y pronto tendrás una empresa generando buen dinero.

23. Conviértete en importador

Puede ser más o menos pasivo según la modalidad de mercado que adoptes. Sin embargo, bien hecho, puede ser muy pasivo. Lo primero que tienes que conseguir es un contacto en China. Probablemente Alibaba.com sea suficiente para adquirir productos directamente de fábrica. También puedes mirar en Aliexpress.com, donde, además, tienen muchas formas de pago diferentes que se adaptan a cualquier país.

Una vez que ya tienes un contacto, sólo tienes que saber mirar al mercado y buscar cuáles son los productos que más le interesan a la gente. Lo más obvio son tabletas, celulares y accesorios, pero el mercado es grande, y si sabes buscar, encontrarás muchos nichos.

¿Cómo funciona esto? ¿Por qué la gente te compraría a ti en lugar de acceder a las páginas y pedir los productos por su cuenta? Bueno, hay dos temas importantes: primero, vivimos en una era donde todavía mucha gente no confía en Internet para hacer sus compras, o quizás les parece tedioso hacerse una cuenta, o no desean dar sus datos. Sea como sea, lo cierto es que todavía está inserto en nuestra cultura el modelo de comercio cara a cara. Y eso es bueno, porque personas como tú pueden sacar una tajada llevando la comodidad a los clientes.

¿Y cómo vender las mercancías recién adquiridas? Como cualquier otra cosa: los ofreces a tus compañeros de trabajo, tus vecinos y, por supuesto, en tiendas online.

Ten en cuenta que si no quieres que este negocio se vuelva un embrollo, te resultará conveniente programar un único día o dos a la semana para hacer los envíos de modo que no tengas que salir constantemente a enviar productos.

Y eso ha sido todo. Coméntanos cuál ha sido la idea que elegiste y cómo te ha funcionado alguna de estas estrategias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo Ser Carismático: La Guía Definitiva

TOP 40 Ideas De Negocios En México Para El 2017