15 Errores Comunes Al Escribir Tu Ebook

Hay muchas razones para escribir un e-book, y seguramente tienes las tuyas. Sin embargo, en este artículo vas a encontrar una lista de 15 errores que cometen todos los que pretenden lanzar un libro sin saber nada y fracasan en el intento.

Así que veamos, en este caso, qué NO debes hacer al publicar tu eBook.

1.- Elegir un tema del que conoces poco

Un error muy común, especialmente en aquellos que deciden publicar en Amazon, es elegir un “tema de moda”. Y esto es especialmente frecuente debido a la facilidad con que podemos conocer las tendencias gracias a la plataforma de Amazon.

Pero, aunque parezca una forma segura de vender, puede ser un gran error si no conoces lo suficiente del tema elegido. Más temprano que tarde, te darás cuenta de que tienes que trabajar diez veces más. Tendrás que hacer investigación, entrevistarte con expertos y quizás hasta pagar a un verdadero  gurú.

Solución

Elige un tema que conozcas en profundidad. Y esto probablemente requiera que aproveches el tema central de tu blog. No te preocupes, las tendencias no son ley. Es mejor pelear por ser pionero que competir en un tema donde todos saben más que tú.

2.- Escribir el libro que tu audiencia “necesita”

Es uno de los errores más comunes, aun para escritores experimentados: pensar en un tópico y darse cuenta de que uno puede crear exactamente el libro que los lectores necesitan. Como la mayor parte de las cosas, suena genial en la teoría, pero tiende a estamparse con la realidad. Porque la verdad es que vender no se trata de darles a los clientes lo que necesitan, sino lo que quieren. ¿Por qué? Porque la mayor parte de las personas no saben qué es realmente lo que necesitan.

Solución

Haz una encuesta entre tus lectores. Dales a elegir entre cuatro temas que les interese y averigua de paso qué tanto saben, qué quieren saber y ¿por qué no? Cuánto estarían dispuestos a pagar.

3.- Pensar como un escritor y no como un publicista

Ya que estás metido en este asunto, debes saber que no eres sólo un artista, un escritor. Ahora serás también un marketer y publicista. Tienes que hacer todo el trabajo que normalmente hacen las editoriales. Debes planear no sólo tu libro, sino cómo lo vas a vender.

Solución

Mientras planeas tu eBook, ve haciendo un boceto de tu futura página de ventas. Haz que el libro y el sitio trabajen juntos, hazlo atractivo y útil para los usuarios. Sobre todo, debes hacer sentir a tus lectores que son los héroes de la historia. Créeme que esto te ahorrará muchos dolores de cabeza y decepciones.

4.- Agarrar tu pluma (o laptop) y empezar a escribir

Probablemente tengas tu cabeza llena de ideas y te sientas ardiente de ganas de empezar a escribir ahora mismo. Pero ¡No! Ese es un gran error.

Si no quieres convertir tu libro en una larga y frustrante tarea, primero tendrás que hacer algo de planificación.

Solución

Tendrás que tener planeado tu libro antes de comenzar a escribir. Tienes que ir pensando al menos el título de cada capítulo. Esto puede sonar un poco aburrido y puede que lo sea en principio. No obstante, no tienes que sólo hacer un boceto lineal de todo el libro. Puedes simplemente lanzar una lluvia de ideas y después ir ordenando los contenidos según consideres mejor. Una vez hecho esto, la tarea de escribir será mucho más divertida y ligera.

5.- Tratar de que tu libro sea demasiado valioso

La euforia del neófito viene acompañada por el deseo irrefrenable de demostrar al mundo “quién soy”. Esto significa que tenderás a querer hacer el libro definitivo, aquel que tenga todo lo que tus lectores podrían llegar a necesitar.

Pero, entonces, tendrías que preguntarte “¿y después qué?”. Sí, todos adorarán tu libro y probablemente alcances unas buenas ventas. Pero en este negocio, la clave para hacer dinero es enganchar al lector. Si hay algo en lo que los ebooks compiten con lo libros impresos, es en el precio. Pero vendiendo a unos pocos dólares cada libro, tu margen de ganancia puede ser un poco exiguo. Tienes que crear muchos productos para que tus clientes  básicos sigan comprando y para diversificar tu oferta a los clientes potenciales.

Solución

Aprovecha esa encuesta que realizaste en un principio. Ve cuales son los intereses de la gente, qué les importa más. Fragmenta el contenido de tu libro, divídelo en diferentes niveles de conocimiento y crea un ebook para cada nivel. Puedes hacer uno para principiantes que sea gratuito y sirva como anzuelo y luego hacer otros libros pagos. No digas todo, guárdate las mejores partes, pero tampoco seas tacaño. Aprovecha datos que hayas pasado por alto, preguntas de tus lectores y todo el feedback que puedas conseguir. Toma nota y apúntalo para tu próximo libro.

6.- Comenzar por el principio

Un método que jamás funciona a la hora de escribir un libro. La introducción es un vistazo general de todo lo que el lector puede encontrar más un poco de contextualización. Por lo tanto, para redactarla, debes primero saber tú mismo qué hay en el libro. De lo contrario, terminarás quedando estancado en el primer paso.

Solución

Como ya te dije, debes planear tu eBook mucho antes de empezar a escribirlo, y asumo que en este momento ya tendrás delineada la estructura general con nombres y contenidos tentativos para cada capítulo. Bien, entonces empieza por el capítulo que creas más apropiado, con el que te sientas más cómodo. A partir de ahí todo irá fluyendo y luego, cuando toque el momento de escribir la introducción, sabrás qué es realmente lo que debes poner allí.

Un consejo que puedo darte al respecto es que tu introducción sea lo más corta posible ─nadie realmente tiene ganas de leer una introducción interminable─. Para esto, puedes reservar buena parte de tu texto introductorio para el epílogo, donde puedes poner una sección “sobre el autor”, la cual es un lugar ideal no sólo para todas esas cosas extra que te gustaría decirles a tus lectores, sino además unos enlaces a tu sitio, blog y fanpage.

7.- Sólo escribir cuando “te sientes inspirado”

Esperar al “momento adecuado” cada día para sentarte a escribir no hará más que dejarte un proyecto inconcluso. Debes ser profesional,pues esto puede ser una excelente fuente de ingreso. No obstante debes saber que escribir demanda tiempo, y si no administras tu tiempo de modo que te quede un espacio en cualquier momento del día para escribir, irás poco a poco quedándote atrás hasta terminar abandonándolo definitivamente.

Solución

No tienes que escribir miles de palabras por día. Cómo organices tu tiempo dependerá enteramente de ti. Lo mejor es que avances cada algunos cientos de palabras. Uno de los métodos más utilizados y eficaces es el de Pomodoro (25 minutos de escritura y 5 de descanso). Ponte tiempos que puedas manejar con facilidad, tampoco tienes que exprimirte hasta terminar odiando lo que haces.

8.- Dejar que tu editor interior tome el control

Escribir un par de oraciones, releer, borrar párrafos enteros, etc. Son acciones que tendemos a hacer cuando no podemos evitar editar mientras escribimos. Pero eso resulta ser una de las peores maneras de trabajar. Perderás mucha productividad.

Solución

No importa qué tanto ruido te haga una frase o cuánto insista ese subrayado verde en que lo que haces está mal. Tú sigue escribiendo, y en todo caso, toma nota aparte, o marca en el texto aquello que creas que debes revisar más tarde. Y ya que estamos, si quieres una forma práctica de escribir sin ningún tipo de distracciones, puedes echarle un vistazo a DarkRoom.

9.- Abandonar justo antes de que se ponga fácil

Todos llegamos a ese punto de la escritura en que sentimos que nos hemos estancado. Han pasado semanas o meses y no hemos completado las metas que nos habíamos propuesto. Vemos lo hecho y nos damos cuenta de cuánto nos falta todavía por hacer. Si, es el momento en el que pensamos que quizás nos hemos metido en una tarea que estaba más allá de nuestras capacidades. Probablemente sería mejor abandonarlo ahora antes que seguir perdiendo el tiempo.

Pero ¡NO! Ese es un gran error. Todas esas son señales de que estamos en la cresta de la ola, en la cima de la montaña rusa. Sólo necesitas un tironcito más y el resto será cuesta abajo.

Solución

Recuerda aquello que te impulsó a tomar este camino en un primer momento. No hay trucos aquí, sólo debes tener la voluntad y disciplina para obligarte a ti mismo a seguir adelante, pensando en el objetivo. Recuerda todas esas maravillosas ideas, lo que puedes hacer por tus lectores, todo lo que sabes que tu eBook tendrá para ofrecer a las personas.

10.- Intentar mantenerse con el primer impulso

Bien, de acuerdo, ya pasaste el bloqueo y ahora desciendes a toda velocidad por los rieles. De pronto, ya tienes tu libro terminado y listo para editar. Pronto, rápido, para ponerlo a la venta mañana. Pues, una vez más ¡No! Si empiezas editar ahora, serás incapaz de tener una visión neutra de lo que has escrito, pasarás todos lo errores menores por alto.

Solución

Deja reposar tu trabajo. Has pasado mucho tiempo con él, lo conoces hasta los más íntimos detalles, ha consumido todos tus minutos libres. Bueno, ahora es momento de darle espacio. Tómate una semana entera por lo menos. Cuando vuelvas a leerlo, tendrás una visión más fresca, más cercana al lector. Y así serás más capaz de ver cualquier posible fallo.

11.- Lanzar tu mejor trabajo al fuego

Hacer todas las correcciones sobre mismo archivo original puede no ser un problema en la mayoría de los casos. Sin embargo, imagina por un momento que por el motivo que sea pierdes ese archivo. Bueno, no hace falta decir más. Meses de trabajo a la basura en un descuido.

Solución

Puedes hacer un nuevo archivo cada vez que haces un cambio importante. Puedes también enviarte un mail cada  tanto con el borrador. Finalmente, una opción particularmente buena es la de escribir en Google Docs. Este software es completamente gratuito y guarda automáticamente todos los cambios en tus documentos usando Google Drive.

12.- Revisar con microscopio en lugar de telescopio

Concentrarte en pequeños errores de tipeo aquí y allá en lugar de ver todo el cuadro es un problema muy común. Es mejor pasarse de largo algunos typos y concentrarse en capítulos mal ordenados o párrafos desestructurados.

Solución

Si tienes la posibilidad, deberías imprimir el texto y leerlo en papel. De otra manera puedes convertirlo en PDF y leerlo en un dispositivo. La cuestión es que lo leas de una manera en que no tengas la posibilidad de ir haciendo correcciones menores mientras relees.

13.- Decirte a ti mismo que no necesitas un editor

Muchos escritores carecen de la experiencia necesaria para hacer la edición de su propio libro. Sobre todo porque, tras haber trabajado durante meses, tu mente estará agotada y acostumbrada a aquel libro, y terminarás pasando por alto errores que probablemente los lectores vean fácilmente.

Solución

Contrata un editor. Si tu presupuesto es escaso, busca un freelancer en una de la muchas plataformas de trabajo freelance que hay. Si tu presupuesto es cero, puedes pedir ayuda en comunidades de escritores. Habrá mucha gente dispuesta, pero, eso sí, prepárate para devolver el favor.

14.- Ser indulgente con tu perfeccionista y procrastinador interior

La calidad importa, eso es indiscutible. Sin embargo, pararte en cada frase y debatir durante 10 minutos si esa coma va o no, eso es perder el tiempo.

Solución

Ponte una deadline para terminar las correcciones. Cubre todo lo que puedas encontrar y una vez que llegues a tu fecha límite no vuelvas a tocar el borrador. Después de todo, hasta las más renombradas editoriales dejan pasar alguna que otra imperfección. Y si llegases a dejar algo sin corregir, no te preocupes, tus lectores lo saben: eres humano. Un typo no arruina a nadie.

15.- Actuar como si tu eBook no fuera la gran cosa

Ya te lo dije antes y te lo repetiré en este último consejo para que no vayas a olvidarlo: tienes que publicitar tu libro. No es cuestión de sólo poner una publicación en tu blog y un enlace desnudo en la redes sociales. Tienes que mostrarles a todos que lo que has creado es increíble, y que cambiará sus vidas después de leerlo. Si no estás seguro de lo que has hecho, si no puedes decirle al mundo lo bueno que es lo que has creado, entonces has perdido el tiempo durante todos estos meses

Solución

No tienes por qué ser un vendedor pesado como aquellos que intentan venderte autos o dulces en el bus. ¡Tienes tu blog! Ofrece fracciones de información gratis, guías y tutoriales rápidos que resulten útiles a las personas. Puedes crear material audiovisual para respaldar lo que vendes. Aprovecha esos espacios para promocionar tu eBook. Cuando la gente encuentre lo que necesita en tus posts, estará más que dispuesta a pagar por un libro donde seas capaz de explayarte y profundizar más en temas que puedes tratar de manera superficial en esos artículos del blog. Envíalos a comprar tu libro cada vez que puedas.

Y eso ha sido todo por ahora. Espero que te hayan sido útiles estos consejos y que hagan más fácil tu camino para convertirte en el renombrado autor que deseas y mereces ser.

Déjanos un comentario, nos encantaría saber tu opinión.

¡Hasta la próxima!

Ver también:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top 10 Páginas De Venta Por Internet Para Ganar Dinero

TOP 20 Apps Para Bloggers Que Tienes Que Usar